advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Las madres primerizas recuperan el sueño después de seis años

¡No lo creemos!

¡Ahora entendemos todo!

Algunas recuperan el sueño más tarde…

Cuando nos convertimos en madres primerizas nos sentimos dichosas y bendecidas, nuestro bebé es fruto del amor, por esto queremos cuidarlo, atenderlo y amarlo cada segundo de su vida.

Queremos que nuestro hijo sea inmensamente feliz y que nunca le pase nada malo, por esto nos desvelamos para estar al pendiente de su bienestar.

Te recomendamos:

Reflexión: «Entendí que tú no eras para mí y yo era mucho para ti»

10 alimentos que te ayudarán a desintoxicar tu cuerpo y sentirte mejor

No dormimos porque estamos al pendiente de su sueño, si tiene hambre, necesita un cambio de pañal o está enfermo.

Preferimos que nuestros hijos duerman, aunque nosotras nos terminemos sacrificando. Y aunque nosotras creemos que sí dormimos, la ciencia ha descubierto que no es así.

Las madres primerizas recuperan el sueño después de seis años

Hace poco te contamos sobre un estudio el cual asegura que las madres pierden mil horas de sueño en el primer año de vida de sus hijos.

Lamentablemente, este jamás se vuelve a recuperar, por lo que siempre se sienten un poco agotadas.

Y cuando creíamos que podíamos ver la luz al final del camino, la ciencia ataca de nuevo y asegura que los padres primerizos sí recuperan el sueño, pero después de seis años.

Según una investigación de la Universidad de Warwick, en Coventry, Reino Unido, las mamás somos las más afectadas.

En el documento “Los efectos a largo plazo del embarazo y el parto en la satisfacción del sueño y la duración de las madres y los padres primerizos y experimentados”, una colaboración con el Instituto Alemán de Investigación Económica y la Universidad de Virginia Occidental.

Se estudió el sueño en cuatro mil 659 padres que tuvieron un hijo entre 2008 y 2015. Los padres también informaron sobre su sueño en entrevistas anuales.

En los primeros 3 meses después del nacimiento, las madres durmieron en promedio 1 hora mientras que la duración del sueño de los padres disminuyó en aproximadamente 15 minutos.

Seis años después del nacimiento, las madres durmieron 20 minutos menos y los padres seguían privados de 15 minutos.

¡La triste realidad!

El doctor Sakari Lemola, del Departamento de Psicología de la Universidad de Warwick, explica que:

«Las mujeres tienden a experimentar más trastornos del sueño que los hombres después del nacimiento de un hijo, lo que refleja que las madres aún son más frecuentes en el rol de cuidadora principal que los padres».

Los efectos del sueño fueron más pronunciados en los padres primerizos en comparación con los padres experimentados.

En la primera mitad del año después del nacimiento, los efectos del sueño también fueron algo más fuertes en la lactancia materna en comparación con las madres que amamantaban con biberón.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.