Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Deja de ver lo que podrías perder y mira lo que podrías ganar

Crece con tus emociones...

Abandona tus miedos

El amor es una moneda al aire, siempre consiste en dejar que el tiempo pase y muestre resultados, ninguna relación empieza con certezas de finales felices.

Te recomendamos

-9 cosas que una mujer que sabe lo que vale SÍ le dice a su pareja

-Una cara hermosa y un cuerpo perfecto no garantizan el amor

Lo que nos queda haces es: ¡vivir! Es tomar riesgos, es afrontar al miedo con la única esperanza de repasar las emociones que la vida nos paute.

Si no te enamoras por miedo a lo que podría pasar, estás cometiendo un grave error…

“Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos.” – Bertrand Russell.

¡Despierta! Es hora de dejar de ver lo que podrías perder y mirar lo que podrías ganar.

Si crees que al comprometerte en una relación vas a perder tu autonomía, independencia, paz, amor propio, entusiasmo, amistades… Te diremos que “quizá”, quizá ya no puedas irte sola de fiesta cada que te inviten o no podrás gastar tu dinero como estás acostumbrada.

No podemos engañarte y decir que tu vida seguirá siendo igual, porque cuando estamos en una relación es claro que existirán cambios, pero debes estar consciente de que esos cambios construirán una nueva etapa y en tus manos está adaptarte y disfrutar de un ciclo más en tu vida.

Sí, tu vida cambiará pero no necesariamente para mal, podrás mantener tu autonomía y dependencia a medida en que te acoples con tu pareja y establezcan sus propias rutinas.

via GIPHY

Deja de ver lo que vas a perder, aprende a distinguir lo que ganarás:

Amor, compañía, cariño genuino, apoyo, experiencias compartidas, risas y llantos, entusiasmo, realización, incluso podrías conocer más de ti misma, recuerda que la pareja que eliges dice mucho de ti.

No te privarás de tu libertad, la compartirás…

Si no quieres enamorarte, está bien, si no deseas estar con alguien, lo respetamos, pero que sea por convicción, no por estancarte en una zona de confort.

Es tiempo de que aceptes lo que hay en tu corazón y le des la espalda a los miedos para que éstos te impulsen y no te detengan.

¡Vive! ¡Ama! ¡Cambia! ¡Supérate! ¡Adáptate! Y si no funciona, lo vuelves a intentar…

¡Estamos en Facebook!