Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

10 señales de que tienes apego emocional y eso arruina tu relación

¡Cultiva tu bienestar!

¡Cultiva tu bienestar!

El “apego emocional” suele ser el principal obstáculo de las personas que buscan la felicidad.

Lo cierto es que lo podemos arrastrar durante años, incluso es un problema que se origina en la infancia, y que -por lo general- hay una necesidad y apremio de solucionarlo cuando tenemos una pareja que nos importa.

El apego emocional es lo mismo que dependencia; y les ocurre a aquellas personas que no saben gestionar su vida de adultos con madurez, y eso incluye ser incapaces de controlar y expresar las emociones de manera correcta.

¿Ya habías escuchado esto?

Ahora bien, la dependencia emocional puede estar presente en cualquier tipo de relación, aunque son las de pareja donde más se evidencian.

Entonces, si tienes curiosidad sobre este tema, te enseñamos a identificar cuando eres una persona con dependencia emocional y eso está a punto de arruinar tu relación de pareja:

¡Checa y comparte con tus amigas!

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:

7 errores que estás cometiendo al tomar Champaña

5 formas de disimular la piel de naranja (adiós celulitis)

1. A menudo piensas…

“No soy buena o lo suficientemente buena para esa persona”; y además eso te hace pensar en que debes esforzarte para recibir y merecer el amor de otra persona.

2. Los otros por encima de ti.

Por ejemplo, cuando estás muy pendiente de las necesidades y deseos de tu pareja, incluso crees que puedes intuirlos y hacer lo necesario para complacerlos.

3. Te obsesionas con tu pareja.

Te interesas por saber todo lo que hace, con quién está, cuáles son sus ex parejas, qué publicó en las redes sociales, cuándo fue la última vez que se conectó por WhatsApp, etc.

4. Tu estado de ánimo depende de cómo vayan las cosas con él.

Si acaban de pelear, entonces toda tu semana estará arruinada.

Al sentirte triste y deprimida, eso te impedirá rendir y enfocarte en tus objetivos profesionales o incluso tu cuidado diario.

5. Tienes miedo a sentirte vulnerable.

Tienes temor a que la otra persona te lastime y te haga daño, y entonces escondes tus emociones y te muestras inflexibles ante ciertas situaciones o problemas.

6. Deseas cambiar a tu pareja.

En la relación, te preocupas de manera desmedida por el otro, incluso asumes un rol de madre.

7. Te cuesta poner límites claros.

No sabes decir que NO, pues tienes miedo a que la otra persona se enfade y quiera abandonarte.

8. Dejas tus prioridades de lado.

Estás enfocada en ser complaciente e intentar agradar a tu pareja, incluso si eso incida en tu vida profesional o estudiantil.

9. No sabes identificar el abuso emocional.

Por ejemplo, te cuesta saber cuándo el otro te manipula, no tiene la razón o te está causando daño (de manera objetiva).

10. Tienes miedo a la soledad.

Si no tienes pareja, lo pasas mal y te obsesionas por tener una.

¿Ya nos sigues en Facebook?