advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Lo que no tienes que hacer al hablar de tu cuerpo delante de tus hijos

Toma nota

¿Cómo te expresas de tu cuerpo?

Lo que no tienes que hacer al hablar de tu cuerpo delante de tus hijos… Tener un hijo o una hija o varios pequeños en casa es una gran responsabilidad, estamos seguras que eso ya lo sabes, sin embargo, esta responsabilidad va más allá de cuidarlos, implica cuidarnos a nosotras mismas.

A su vez, esto se refiere a que comamos a nuestras horas, procuremos nuestro descanso y… cuidemos la manera en la que nos hablamos.

Te puede interesar

11 tips para endulzar la relación y evitar conflictos

«Me lo hubieras pedido», el lema que puede terminar con cualquier relación

¡Échale un ojo al Facebook de Hey Hey Hello! 😉

El diálogo interno, eso que nos decimos a nosotras mismas y que cuando sale de nuestra boca, refleja la manera en la que nos tratamos, se tiene que cuidar.

Advertisement

No sólo porque refleja el autoconcepto y amor propio, sino porque nuestros hijos escuchan, aprenden, imitan y construyen su mundo desde lo que nosotros creamos como realidad.

debes-dejar-pensar-de-cuerpo

Unsplash/tabitha turner

Lo que no tienes que hacer al hablar de tu cuerpo delante de tus hijos

Tus hijos son esponjitas que aprenderán de ti, de lo que dices, de lo que haces, de lo que no haces y de la forma en la que te expresas.

Cuida la manera en la que te hablas si…

Tú no tienes una relación sana con tu cuerpo

¿Alguna vez te has preguntado si tienes una relación sana con tu cuerpo? Responde lo siguiente: ¿lo quieres? ¿lo cuidas? ¿qué haces a diario para cuidarlo y mantenerlo saludable? ¿cómo le reflejas el amor que le tienes?

Tienes adjetivos «negativos» para tu cuerpo

Si te dices: «gorda», «fea», «flaca», «horrible», «inútil, «aguada». Estás dando ejemplo de que es válido, está bien y es normal tratarse y decirse así pues… Te tenemos noticias, ni es válido, ni está bien ni es normal que te hables así.

Ves tus defectos antes que tus fortalezas

Lo anterior es cuando la expresión se da, pero esto tiene un filtro antes que también debería de ser consciente.

Verte al espejo no significa que deba ser un desfile de criticas, también puede ser un desfile de cumplidos y enaltecer tus fortalezas.

Enséñale a tus hijos lo importante que es respetar y cuidar su cuerpo, venerarlo como un templo, como su casa, como su transporte, como el principio material de su paso por este mundo.

No les enseñes con tu ejemplo a criticarlo o juzgarlo, sino a amarlo.

De este modo será más fácil que respeten, cuiden y amen su cuerpo y respeten, cuiden y amen el de las personas que los rodean. ¿Estás de acuerdo? ¿Tú qué opinas?

Mención importante:

Nunca los culpes de tu peso o figura, no les hagas cargar con la responsabilidad de tu cuerpo.

Si aún no lograr recuperar el cuerpo que tenías antes del embarazo, el parto o el posparto… Recuerda que no podrás hacerlo, tu cuerpo ya no es el mismo.

Primero busca tu salud y tu comodidad, después con autocuidado y disciplina, podrás ir mejorando tus hábitos según tu nueva etapa.

Sé paciente y no pierdas de vista lo realmente importante, tu salud física, mental y emocional.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Advertisement