Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

¿Amas el café? ¡Evita cometer estos 7 errores al prepararlo!

Errores que seguro desconocías

¿Te ha sucedido alguno?

Preparar un taza de café no parece una tarea tan difícil, sobre todo considerando que hay decenas de utensilios y tecnología que hacen todo muchísimo más fácil.

Sin embargo, hay errores que cometemos TODOS con esta bebida, y que incluso lo hacemos sin darnos cuenta.

Entonces, si no quieres verte como un novato frente a tu pareja y amigos, aquí te compartimos algunos de los 7 pecados más comunes que cometemos con nuestra bebida favorita.

¡Checa y no lo hagas más!

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:

Las 10 mejores cosas que aprendes al viajar y vivir en el extranjero (expertos)

Estos son los 20 jóvenes más influyentes del mundo (según Time)

1. Usar agua que no está lo suficientemente caliente.

Hay que usar agua que esté hirviendo, pues con esta temperatura alta es que los granos desprenden todo el sabor.

¡Eso sí! toma tus precauciones para no quemarte.

2. Usar granos que se molieron hace mucho tiempo.

A medida que pasa el tiempo, los granos molidos van perdiendo su sabor, y por lo tanto tu café.

Recuerda que la mejor forma de asegurarnos una buena calidad es comprar los granos frescos y después molerlos para usarlos en la semana.

3. Verter el café en una taza fría.

Si quieres prolongar la temperatura de tu bebida, lo más recomendable es que viertas un poco de agua caliente en la taza, luego te deshagas de ella y prosigas a servir tu rica bebida.

4. Tomarlo en un tipo de taza equivocada.

¡Nada de tazas de porcelanas decoradas! Allí el café se enfría muy rápido y por lo tanto pierde su magia.

Lo mejor es consumirlo en tazas de paredes gruesas, que conservan más la temperatura, como de cerámica y artesanales.

5. Usar granos viejos.

Compra tus granos en tiendas especializadas, que te ofrezcan información sobre el tipo de grano y cuándo fueron tostados.

6. Cuidar la medida.

Una buena regla general es usar ocho cucharadas colmadas para una prensa francesa de 34 onzas o tamaño estándar.

Esto dará como resultado un café audaz y asertivo, pero no tan fuerte como el expresso.

7. Tener cuidado con el tipo de leche y azúcar que le agregamos.

En principio, que no estén vencidas; y segundo, tomando en consideración que estos sabores alteran y suavizan el sabor de nuestra bebida.

¿Ya nos sigues en facebook?

Cuéntanos ¿cómo haces el café? Vía nuestro Partner El Personalista. Conoce 4 soluciones para los hijos cuando te cachan haciendo el amor.