Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Cuando superes estos conflictos con tu pareja… ¡será el indicado!

¡Una buena forma de descubrirlo!

¡Una buena forma de descubrirlo!

Más allá de lo que se piensa en un primer momento, las peleas que tenemos con nuestra pareja no sólo son sanas y refuerzan la relación, sino que también nos sirven para saber si estamos con la persona indicada.

Las peleas son inevitables, y cuando superas estos 7 tipos de peleas, sabes que estás en una relación fuerte y con futuro:

¡Checa y comparte con tus amigas!

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:

8 frases que te dice un hombre mentiroso (¡nunca fallan!)

Lo que debemos aprender las mujeres después de una infidelidad

1. Su pasado.

Es inevitable tener mal peleas por el pasado del otro, sobre todo si él/ella tiene contacto con su expareja.

Sin embargo, estas dudas se van aclarando cuando ambos están felices por estar juntos, se esfuerzan de manera mutua porque las cosas funcionen, y al mismo tiempo van ganando confianza en la relación.

2. Los detalles.

En algún momento la relación se sentirá tan normal que se olvidarán los detalles.

Sin embargo, los detalles y las sorpresas son necesarias para que la relación crezca y madure; por lo que será bueno hablarlo y esforzarse para no pasarlos por alto.

3. El trabajo.

Ninguno de los 2 debe renunciar a sus sueños profesionales.

Lo ideal es que ambas personas sean independientes, cultiven sus intereses y sigan luchando por conseguir sus propósitos, de manera independiente al amor.

4. Amigos.

No todos sus amigos deben caerte bien; lo que sí debes hacer es respetar el espacio del otro y las relaciones familiares y amistosas que mantiene desde antes de conocerte.

5. Gastos.

Lo ideal es compartir gastos, y llegar a un equilibrio entre los planes de cada uno.

¡Será justo y efectivo!

6. Diferencias cuando compartan una misma casa.

Será necesario cultivar la tolerancia y saber que toda diferencia requiere una negociación en la que ambos ganen.

7. Familia.

Lo importante es tratar de llevar lo mejor posible la relación con la familia del otro.

¡Nunca le pides que elija entre tú y ellos!

8. Cambio de planes.

Hay que estar consciente que la otra persona es muy diferente a nosotros, y que puede cambiar de parecer o no quiere hacer lo mismo que tú deseas.

Lo ideal será que cada uno tenga su propio espacio.

Cuéntanos ¿qué más agregarías a esta lista?

¡Estamos en Facebook!