advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

5 cosas que debes dejar de pensar de tu cuerpo

Ámate

Que no se te olvide

La sociedad y sus estereotipos nos han enseñado que es normal y necesario criticar nuestro cuerpo, es momento de detener esto, por ello te contamos 5 cosas que debes dejar de pensar de tu cuerpo.

Te puede interesar

Si pasa esto en tu relación significa que tu pareja ya no quiere estar contigo

7 razones por las que un hombre pierde el interés en ti

¡Échale un ojo al Facebook de Hey Hey Hello! 😉

¡Estamos acostumbradas! (eso es lo peor de todo) a vernos al espejo y encontrar con facilidad lo que «está mal», incluso, podemos ver el cuerpo de una mujer y, en forma automática, hacemos un juicio.

Claro, afortunadamente hay mujeres que no lo hacen pues están conscientes de lo que implica y están rompiendo con este esquema.

El problema de la crítica hacia nuestro cuerpo es que no es una crítica justa, solemos medirnos con modelos o características de figuras públicas que no están en nuestra realidad.

Advertisement

Así que, queremos poner nuestro granito de arena para que dejes de pensar de tu cuerpo algo que daña tu amor propio.

debes-dejar-pensar-de-cuerpo

Unsplash/tabitha turner

5 cosas que debes dejar de pensar de tu cuerpo

Toma nota y concibe esto desde la autoaceptación.

1. Que está mal.

Una expresión común es «ella tiene buen cuerpo», entonces, la pregunta es, ¿si hay un buen cuerpo hay uno malo?

¿Cuál será el mal cuerpo? Yo podría pensar que un mal cuerpo es aquél que actúa contra tu salud de forma autónoma, ese que agarra un cuchillo sin que tú se lo ordenes y te corta la piel.

Empecemos a quitarnos de la boca y de la mente las palabras «bien» y «malo».

Son cuerpos, son distintos, las personas tienen hábitos y estados de salud distintos, ¿por qué tendrían que verse iguales?

2. Que es el culpable de no disfrutar la vida.

Para explicar esto pondremos un ejemplo.

Si crees que la siguiente vez que vayas a la playa la vas a disfrutar más por usar un bikini o por pesar 5 kilos menos… ¿Etu talla o tu peso son tus límites o es tu mentalidad?

Tu cuerpo no es el culpable de que te limites o sabotees, es el concepto y las reglas con las que estás eligiendo vivir.

3. Que te dé miedo subir de peso.

Priorizamos mucho nuestro peso cuando en realidad, debemos priorizar nuestra salud.

Si subes de peso, lo que te debe importar es conocer la causa que está alterando tu organismo, no que al sentarte se notará más la grasa en el abdomen.

Debes enfocar tu energía en lo que ocurre que te está haciendo ganar unos kilitos…

¿Salud emocional? ¿Estás comiendo por ansiedad?
¿Salud física? ¿Te duelen las rodillas y estás dejando de ejercitarte?
¿Salud sexual? ¿Todo bien con tu tiroides?

4. Que no es como el de otras mujeres.

¡Por supuesto que no es como el de otras mujeres! Tu cuerpo es tuyo, es tu vehículo personal, el templo que contiene tu alma, tu mente, tu química, tu esencia…

Si todo eso por dentro es diferente a todas las personas, ¿por qué habrá de ser igual en su exterior?

Deja de compararte con otras personas, ¡tú eres tú!

5. Que no puede cambiar.

Tu cuerpo reflejará lo que eres, tus hábitos, tus decisiones, tus prioridades, tu salud…

Así que si algo no te gusta de él, también es válido, pero no rechazarte por ello.

Si identificas que puedes mejorar algo de él, hazlo, pero no sólo por verte mejor, sino por quererte y sentirte mejor contigo misma.

¡OJO! Amor propio no es «conformarte» con tu cuerpo, es aceptarlo, cuidarlo y tratar de darle lo mejor.

Si eso de «amar tus llantas» no es lo tuyo, ok, existe en Body Neutrality que te invita a aceptar tu cuerpo sin que lo estés amando todo el tiempo…

Lo importante es no odiarte, castigarte, culparte o esconderte por ser tú.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Advertisement