advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

5 razones por las que tu bebé no quiere comer

No se trata de la comida...

Sino de cómo se la das

Cuando somos mamás primerizas, nos preocupamos por todo lo que hace nuestro bebé, sobre todo, cuando no quiere comer.

Si rechaza el alimento, no lo termina o solo come pequeñas porciones, nos asusta y queremos resolver esta situación de inmediato.

Esto nos hace pensar que hay algo malo o debemos darle productos más dulces que llamen su atención.

Te recomendamos:

Quédate soltera hasta que encuentres a un hombre que te haga sentir esto

Paradoja de Salomón: Por esta razón te quedas estancada, mientras otros avanzan

¡Échale un ojo al Facebook de Hey Hey Hello!

Advertisement
😉

Sin embargo, que un bebé no quiera comer no es igual a que esté enfermo u ocurra algo, sino que es parte de su crecimiento y desarrollo.

O mejor dicho, hay factores ambientales que no le permiten comer porque necesitan su atención.

Para que despejes tus dudas y te sientas más tranquila al respecto, te contamos sobre algunas cosas que provocan que tu bebé no quiera comer:

5 razones por las que tu bebé no quiere comer

1. Lo que sucede a su alrededor.

Muchas veces, un bebé no tiene hambre o no le preocupa comer porque está ocupado analizando lo que sucede a su alrededor.

Es decir, hay juguetes a su alcance, se está familiarizando con su entorno, quiere estar con su papá o mamá.

Se distrae y no le presta atención a la comida, sino a lo que llama su atención.

Por esto, es importante que no ocupes juegos o cosas llamativas para que coma, porque al final se entretendrá en eso y no en su platillo.

2. Ya está satisfecho.

Muchas veces, creemos que entre más alimento le brindemos a nuestro bebé, más nutrido estará.

Sin embargo, a simple vista no nos damos cuenta cuando él ya está satisfecho y creemos que no le gustó la comida o algo pasa.

Pero los bebés también saben cuándo están satisfechos y no quieren comer más. Por lo que debemos hacer caso a lo que nos está mostrando.

3. Alimentos no conocidos.

Tu bebé puede sentirse incómodo a nuevos alimentos, sobre todo, después de haber dejado la leche materna.

También se puede dar el caso que no le gusta como huelen o se ven.

4. Estrés a la hora de comer.

Sí, aunque lo dudes, tu bebé puede asociar el comer con un momento de estrés, desesperación, angustia y enojo.

Y esto se puede deber a que tú te sientas así y se lo transmitas. Ya sea porque tengas pendientes por hacer, hayas discutido con tu pareja o quieras que coma rápidamente. 

Para tu bebé, la hora de la comida es una mala experiencia por el ambiente, así que, necesitas hacer un cambio para que él la disfrute y no la rechace.

5. Alimentos poco adecuados.

Muchas veces, para entretener o calmar a nuestro bebé optamos por darle lo primero que tenemos a la mano.

Aunque no siempre es así, recurrimos a las galletas, dulces, bebidas achocolatadas o frituras.

Y esto provoca que a la hora de comer ya se sienta satisfecho o no disfrute de los alimentos que le estamos dando y prefiera otros.

¡Ojo con esto!

También se puede dar el caso de que tenga un desarrollo lento o alguna enfermedad le quite el apetito.

Por eso, si ves que siempre rechaza la comida o tiene una falta de apetito considerable, es momento de acudir a tu médico para aclarar tus dudas y analizar si no se trata de un problema que merezca atención.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Advertisement