advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

5 cosas que aprendí de mi último amor no correspondido

Lo intentamos pero no pudo funcionar, yo hice las cosas mal, yo sí me enamoré

¡De todo se aprende si se quiere aprender!

Hace no mucho di por terminado el último capítulo de mi amor no correspondido.

Me enamoré de un hombre que quiso quererme pero no pudo amarme. Simplemente, no fui el amor de su vida ni el de su momento.

Te puede interesar

5 señales de que tu relación cayó en la monotonía

Frases para decirle cuando estuvo bien en el delicioso (fue fantástico o quieres más)

¡Échale un ojo al Facebook de Hey Hey Hello! 😉

A un par de meses de esa despedida, tengo más claro todo y veo con buen ánimo lo que aprendí de todo esto.

Un amor no correspondido siempre es una prueba de amor propio y de crecimiento personal.

5 cosas que aprendí de mi último amor no correspondido

Advertisement

1. Pude retirarme antes.

En esta relación invertí año y medio, fueron citas y encuentros en los que intentamos conocernos.

Mientras más lo conocía, más me enamoraba, me fui abriendo hacia él, le fui dando mi tiempo libre y más protagonismo en mi vida.

Pero, él siempre fue el mismo, si bien era atento y considerado, nunca me mostró un cambio real que yo pudiera interpretar como que también se estaba enamorando de mí, sin embargo, decidí seguir.

2. Me enamoré de una idea.

Aunque noté que su sentimiento hacia mí era lineal, en ese momento decidí seguir porque pensé que con el tiempo lo lograríamos.

Me enamoré de la idea de que YO podría ENAMORARLO, cuando se trataba de que él se ENAMORARA.

Estuve enganchada a que con el tiempo y convivencia, él iría sintiendo lo mismo que yo, pero sólo era una idea que no se cumpliría.

Yo me imaginaba que haríamos una linda pareja, que al hacer lo nuestro formal o más estable, las cosas serían mejores.

3. Las personas deciden por ellas, no por nosotros.

Es decir, que cada quien es libre de decidir lo que cree que es mejor para ellos y eso no tiene que ver con nuestro valor.

No es que yo no haya sido suficiente, es que él quiere en su vida algo diferente y eso está bien.

4. Fue mejor tener una ilusión.

A pesar de que terminó, me sentí tranquila porque me di cuenta que fue una ilusión que le hizo bien a mi vida.

Estar saliendo con él, apoyarnos y divertirnos durante el tiempo que lo hicimos fue algo bueno para mi vida y de eso se deben tratar las relaciones.

Una canción de Jorge Drexler dice así, «amar la trama más que el desenlace».

5. La verdad duele pero se valora.

Cuando nos despedidmos, él me dijo la verdad, que no logró corresponderme y que preferia que dejáramos de salir para que ambos pudiéramos estar abiertos a lo que deseamos para nosotros mismos.

Típico de él, su honestidad. Aunque dolió se lo agradezco, lo intentamos pero no se dio.

Así que como amigos, nos soltamos y aunque sabemos que nos extrañaremos, sabemos que llegará algo mejor.

Un amor no correspondido es una lección de que es sano intentar, ceder, querer, pero también aprender a decir, sí, merezco más y aquí no será.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Advertisement