Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

¿Guardar o desechar? Lo que deberías hacer con el cordón umbilical…

¡Decide!

¡Decide!

Hay decisiones que todas debemos tomar antes del parto; además del nombre de nuestro bebé.

Una de ellas podría salvar la vida de nuestro hijo en el futuro; una vez esté mayor y tenga que enfrentar algunas complicaciones de salud.

Nos referimos al asunto del cordón umbilical y qué hacer con él: ¿Lo guardamos para mantener a salvo las células madres o simplemente lo botamos?

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:

Señales que perdimos la química en algún momento de la relación

Las cosas que él hace solo cuando está enamorado

Comencemos por saber ¿por qué podría ser importante el cordón umbilical?

En principio, el cordón umbilical es un conducto que une la placenta con el embrión, y que tiene como función permitir el intercambio de nutrientes entre madre e hijo.

Luego, una vez cumplido el plazo de 9 meses y nacido el niño, el cordón -por lo general- es desechado.

Sin embargo, en los últimos años se ha enfatizado que este conducto tiene gran cantidad de células madre, que pueden ser usadas como parte del tratamiento y cura de enfermedades potencialmente mortales.

Incluso no sólo son útiles para una sola persona, sino pueden ser compatibles con el resto de la familia.

Por ejemplo, se sabe que las células madre pueden ser usadas para tratar enfermedades como diabetes, parkinson, leucemias, lesiones de la médula ósea, quemaduras y sobretodo enfermedades cardiacas.

Ahora bien, si hasta ahora todo se escucha favorable, hay una sola cosa que parece ser el principal obstáculo para preservar el cordón. ¡Sí! Como lo imaginas, se trata del precio.

Para conservar el cordón se deben realizar procedimientos específicos, en laboratorios especiales y con costos que superan el valor del parto.

Por lo general, se pagan cuotas anuales o mensuales hasta el tiempo que dure el contrato de preservación.

En México, una buena orientación sobre este procedimiento se puede conseguir en 3 sitios: el Hospital General de México, el Hospital de la Mujer y el Hospital Juárez de México.

Cuéntanos ¿ya has contemplado esta posibilidad?

Esta nota está inspirada en un artículo consultado en Salud 180.

¡Síguenos en Facebook!