Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.
Be

En el corazón NO se manda

Puedes enamorarte en el momento menos esperado

Nunca digas nunca...

Recuerdo muy bien cuando dije que nunca estaría con él y todos me decían “nunca digas nunca”.

Te recomendamos: porque entendí que nunca estaríamos juntos.

Llegó a mi vida en un época donde me negaba a tener algo serio con alguien por muy lindos que fueran y se portaran conmigo. Me separé de una persona que significó mucho para mí, de la misma manera que me dañó y rompió el corazón. Yo estaba consiente que él quería algo más y sin embargo, nunca me obligó a sentir o ser algo más que amigos.

Al pasar tiempo a su lado empezaron a ser más las salidas, los momentos juntos, los chistes y lo que sabíamos del otro. Cuando disfrutas haciendo algo el tiempo no eres consiente del tiempo y cuando te das cuenta se fue volando: los minutos se vuelven horas, las horas días y así sucesivamente hasta empezar a crear recuerdos juntos y un posible “nosotros”.

via GIPHY

Bien es cierto que nadie se mete donde no lo dejan o no lo quieren, yo no tenía planeado quererlo, mucho menos enamorarse y… Ahí fue cuando comprendí que en el corazón NO se manda: en el momento menos esperado puedes acabar con quien menos imaginabas y se disfruta más porque es un cariño honesto, un cariño que no tiene intereses ni malas intenciones.

Entendí que en el corazón no se manda: podemos ser consientes de como van creciendo los sentimientos y el cariño por alguien, pero no el momento exacto en el que empezamos a sentir algo más. Es cierto que por voluntad propia escogemos y seguimos con alguien y sin embargo, ¿cómo decirle al corazón que deje de estar enamorado?

via GIPHY

Sólo hay que ser capaces de verlo a tiempo, cuando lo tenemos, cuando no es tarde para decir “me equivoqué, estoy arrepentido”. Uno espera y lucha por lo que cree que vale la pena, no hay que abusar nunca del cariño, tiempo y esfuerzo que una persona nos da.

También puede pasarnos que cuando estamos en una relación llega otra persona a poner nuestro mundo de cabeza: podemos amar a una persona, podemos llevar tiempo con ella y aún sentir algo más por otra. No estoy diciendo que por ello vayas a ser infiel o termines a tu pareja (eso ya dependerá de ti), hay mucha diferencia entre gustar, tener una atracción a querer, amar y sentir cariño por alguien.

Si tan sólo esto no fuera mal visto y pudiéramos ponernos en los zapatos de esa persona por un instante ¿qué pasaría? Que fueras tu la que está en esa situación: tienes TODO lo que quieres en tu pareja, es una relación estable, fuerte y sólida y de pronto llega alguien que te hace ver las cosas desde otra perspectiva, alguien a quien no estás acostumbrada ¿dejarías a tu pareja por una nueva aventura sin saber cuánto durará?

via GIPHY

¡Síguenos en Facebook!
En el corazón no se manda, podemos sentir, querer y amar en los momentos menos esperados e inoportunos. 16 gestos inesperados para decirte que te ama.