advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Esto es lo que pasa cuando estás en una relación que no te llena

¿Por qué decides quedarte en una relación que no te da lo que quieres?

Reflexiona

Estar en una relación que no te llena es como usar unos zapatos que te lastiman, sabes que no funcionará para ti pero crees que al menos para unas cosas te ayudarán. ¿En serio quieres vivir así?

Te recomendamos

5 outfits que puedes usar este 15 de septiembre

¿En qué tipo de señora te estás convirtiendo? ¡Descúbrelo!

5 partes de su cuerpo que él ama que beses

Tenemos que ser sinceras y tú debes de amarte a tal grado de leer lo que está a continuación: Esa relación no trascenderá, no es lo que quieres y sólo tú sabes por qué no la dejas ir: ¿Miedo? ¿Comodidad? ¿Nostalgia? ¿Falta de aceptación?

Sigue leyendo…

Nuestra intención no es lastimarte pero si queremos abrirte los ojos y la consciencia para que la reflexión te enseñe un nuevo camino.

Una relación que no te llena

Cuando dos personas se aman, tienen la misma voluntad para estar juntas y sus expectativas de vida son como los rieles del tren, van separados pero en la misma dirección, hay 3 elementos que ponen lo indispensable para que la relación trascienda.

Sin embargo, en nuestra realidad, encontramos personas con las que nos emparejamos y no resulta tan sencillo, hay amor, pero falta voluntad, o, incluso, hay amor y voluntad, pero las expectativas no están alineadas.

Una perspectiva para ver las consecuencias: FORMA/FONDO

En ocasiones ocurre que las relaciones nos hacen felices en forma, pero en el fondo sabemos que algo nos falta, que algo está ausente y no conseguimos la plenitud con la que deberíamos vivir una relación de pareja.

También está la posibilidad de que el fondo está de acuerdo a lo que deseamos, pero es la forma lo que no nos convence.

Por favor, trata de aplicar estas palabras según tu relación: lo que los conecta, lo que te gusta de tu pareja, lo que no te gusta, el contexto de sus vidas y lo que esperas que pase en un futuro no lejano.

Por ejemplo, te gusta físicamente, te gusta lo que hay alrededor de su vida y lo admiras, pero no te trata como te gustaría que te tratara, es frío contigo y en ocasiones sientes que, a pesar de todo el tiempo juntos, aún no se involucra realmente en tu vida, huye de tu familia o amigos.

Si al leer esto comienzas a sentirte triste, necesitas seguir leyendo

Debes estar consciente de que si sigues en esa relación es porque así lo has decidido, independientemente de tu pareja, TÚ estás en ese «bote» porque no has querido cambiar de rumbo.

¿Qué ha ocasionado tu relación en ti?

Esta parte es la que más debe interesarte, si bien, una relación de pareja no lo es todo en la vida, si representa mucho de lo que somos, lo que queremos y lo que nos permitimos a nosotras mismas.

Esto es lo que pasa cuando te aferras a una relación que no está hecha para ti

1. Te sientes estancada.

Si tu relación no te llena es muy común que, a pesar de que sea una relación ya de años, te sientas estancada emocionalmente.

Sin embargo, el estancamiento puede irse propagando a otras áreas de tu vida personal como lo laboral o tu apariencia.

2. Tienes necesidad de atención.

Así que encuentras cómo hacerte de la atención de tu pareja o de otras personas que puedan llenar tus vacíos emocionales.

3. Cierras tu mundo.

Puede ser que todo gire alrededor de tus fantasías, de tus referencias, de lo que conoces, pues no has logrado vivir con plenitud tu propia vida.

Esa relación te está cortando las alas, ni está para ti al 100 ni te deja empezar de cero.

4. Problemas de salud.

Como un mecanismo para atraer la atención de otros o incluso como reflejo de tu falta de amor propio, te enfermas constantemente o no te sientes completamente sana.

5. Coqueteas.

Aunque sabes que sólo «amas» a una persona, te gusta darte a notar o sobresalir ante otras personas, pues es una manera de reafirmar que eres agradable o que puedes gustarle a alguien.

6. Rechazas la idea de separarte de tu pareja.

Sin embargo, crees que tu misma relación será también la salvación, quizá no has querido identificar que lejos de ser medicina, es un problema.

7. Te sientes sola o triste «sin tener motivo».

Así que a media mañana, sola en tu habitación puedes ponerte a llorar sin saber a ciencia cierta por qué, aunque en el fondo sabes que es por frustración o impotencia.

¿Identificaste lo anterior?

Si te sientes identificada con lo anterior es momento de detenerte, reflexiona qué es lo que deseas para ti y qué no quieres en tu vida.

Piensa en tu edad, en el tiempo, emociones y energía invertidas en la relación y cuáles son los frutos que te ha dado hasta el día de hoy. ¿Te da más de lo que te quita o te quita más de lo que te da?

Replantea tu plan de vida, ¿qué quieres tener en 3 o 5 años? ¿Tu relación está en armonía con eso? ¿Tu pareja es tu riel? ¿Sabes hacia dónde quieres dirigirte?

Queremos tu felicidad, queremos que salgas de una relación que no te llena, que no te hace feliz, no dejes que el miedo a la soledad o a no encontrar «algo mejor» te detenga a vivir las sorpresas que la vida te tiene preparadas si tan sólo te animaras a lo desconocido.

Ámate y no pierdas oportunidades para ser feliz.

Estamos en Facebook, Instagram y Twitter.