advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Amor líquido: las relaciones que te “permiten” huir para no terminar con el corazón roto

El amor ya no es como antes…

Prefieren huir y no enfrentar el problema.

Cuando estaba en la universidad escuché el término de relaciones líquidas, tengo que decir que no le preste mucha atención a la explicación.

Después de algunos años entendí que al no conocer qué tipo de relaciones eran provocó que terminará decepcionada del amor y de la forma de amar de algunas personas.

Te recomendamos:

Entre más flojera tienes eres una persona más inteligente (estudio)

El servicio a cliente de Elán que nos hace llorar de risa

Si hubiera prestado más atención, mi vida amorosa no sería el caos que es hoy, pero bueno ese es otro tema.

Es importante conocer las relaciones líquidas, ya que, en la actualidad, hay más personas que se aferran a este tipo de amor y justifican su cobardía para no amar y no enfrentar los problemas que esto trae.

Las relaciones líquidas que te “permiten” huir para no enamorarte

Zygmunt Bauman, un sociólogo y filosofo polaco, usó el término líquido para describir a algunas personas y a sus comportamientos.

Las relaciones líquidas (o también conocido como amor líquido) hablan de relaciones fugaces, enredos de una noche, amores que nacen en Facebook y Tinder.

Aquellos amores que quieren algo casual y no buscan comprometerse.

Son relaciones frágiles, difíciles de sostener y con la absurda idea de que para ser feliz no debes enamorarte, sino de disfrutar el momento.

¿Te suena familiar?, probablemente has estado, sin querer, en más de una relación líquida y no por decisión propia, sino por culpa del otro.

Según Bauman consumimos todo, incluso amor.

Consumimos de la misma forma objetos, alimentos y personas. Estamos rodeados de mensajes que nos hacen pensar que podemos adquirir objetos que aplaquen nuestra ansiedad y nuestras preocupaciones.

Las personas que mantienen relaciones líquidas saben que no pueden planificar su vida a largo plazo.

Los cambios se suceden y de un momento a otro puede que todo dé un giro de 180º. Es por eso por lo que no se comprometen y empiezan a tenerle miedo a los sentimientos.

Saben que los sentimientos pueden generar dependencia y esto no les conviene.

Además, son conscientes de que hay muchos peces en el mar, y que si una persona se va, puede ser sustituida por otra sin ningún problema.

¿Por qué se denominan relaciones líquidas?

Se les llama así por lo fácil que es que se disuelvan, porque es como el agua entre las manos, se nos escapa sin tiempo con el objetivo de ser libres y no crear verdaderos compromisos con alguien por todo lo que implica tener la responsabilidad ante una relación.

Se dice que las relaciones liquidas más que vínculos emocionales lo que buscan son tener conexiones, porque no se necesita una implicación a profundidad cuando hay interacción.

Cada uno decide cuándo como, con quién y hasta dónde permanece con la opción de suprimir y desechar esa conexión.

Para así continuar en la búsqueda de otra conexión con la persona ideal o perfecta que respete esa necesidad de sentirse libre.  

El amor propio evita las relaciones líquidas

Si quiere evitar enfrascarte en ese tipo de relaciones, es momento de que comiences a valorarte más y saber lo que vales.

Tener la certeza de que mereces un amor que te dé lo mejor de sí y que no tenga miedo a amarte en todo momento.

Sí, se vale que quieras una relación casual y sin compromisos, sin embargo, lo importante es dejar claro en todo momento qué necesitas o qué deseas en tu vida y no solo aceptar migajas para no quedarte sola.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.