advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Si fracasas en tus relaciones de pareja; hay una explicación…

¡Tú puedes superar las dificultades!

¡Tú puedes superar las dificultades!

Aunque se pueda decir o pensar lo contrario; a las personas nos gusta sentirnos queridos y en compañía.

Por eso, y a pesar de los fracasos amorosos, seguimos intentando e involucrándonos en nuevas relaciones.

Ahora bien, sabemos que algunas personas no se les dificulta las relaciones, pero que también hay un grupo que parece estar predeterminado al fracaso.

Entonces ¿qué determina este destino?

Según una de las explicaciones más extendidas, todo se debe a la teoría del apego.

via GIPHY

Si te interesó esta nota, te recomendamos:

10 cosas que no debes decirle a él durante la intimidad

10 quejas que destruirán tu relación de pareja

Según esta teoría, surgida en los años 50 por el psicoanalista británico John Bowlby, la calidad de los apegos que desarrollamos con nuestros padres influye de manera determinante en nuestras relaciones de adulto.

Incluso durante nuestro primer año de vida queda marcado en el cerebro cómo funcionan las relaciones, con base a la manera que nos tratan nuestros padres y otros cuidadores.

“Si se te brinda un apego seguro, eso es genial, porque entonces tienes la expectativa de que, si estás angustiado, puedes recurrir a alguien en busca de ayuda, además de sentir que puedes ayudar a otros”, asegura Miriam Steele, especialista en el tema.

via GIPHY

Ahora, si tienes un apego inseguro lo más probable es que eso se deba a cuidadores distraídos, extremadamente autoritarios, despectivos, no confiables, ausentes y tal vez amenazantes, etc.

Y si tu caso es este último, entonces deberás ganar seguridad en lo que resta de tu vida. Según los especialistas, eso se logra construyendo apegos que te ayudan a superar esa deficiencia.

Pero eso no es todo lo que se sabe. De acuerdo a los investigadores, las personas que tienen apegos inseguros tienden a sentirse atraídos por personas poco confiables o abusivas, quienes les sean familiares.

Además, pueden huir de los apegos seguros porque lo perciben como algo desconocido.

Entonces ¿está nuestro destino marcado?

Sí, se puede, sólo se necesita estar consciente del problema y encaminarse a solucionarlo. De no ser posible, también se podría contar con ayuda de terapeutas.

via GIPHY

¿Cuáles son los tipos de apego?

Según las categorías clásicas, hay 4 tipos de apegos: seguro; inseguro-ansioso; inseguro-evitativo e inseguro-desorganizado.

Los niños seguros: son aquellos que se enojan cuando sus padres se van, y se acercan con los brazos abiertos cuando ellos regresan. Por lo general, son adultos que saben buscar consuelo y ayuda cuando lo necesitan. Además, puede actuar de manera recíproca con los otros.


Los niños inseguros-ansiosos:
se molestan cuando los padres se van pero pueden acercarse cuando regresan. Eso sí, no se calman con facilidad, pues sus padres han demostrado que nos son una fuente confiable de consuelo.

Por lo general, estos adultos suelen obsesionarse con las relaciones y es posible que sean muy dramáticos con el objetivo de obtener atención.

Los niños inseguros – evitativos: son aquellos que no muestran estrés cuando los padres se van, ni tampoco cuando regresan; y así se acostumbran a que se les ignore o rechace.

Los niños inseguros-desorganizados: Tienen comportamientos evitativos como ansiosos de manera ilógica y errática. Por lo general, ocurre cuando los padres son amenazantes o abusivos.

Cuéntanos ¿qué te parece esta teoría?

¡Danos like en Facebook!

Un artículo inspirado en una nota de opinión The New York Times.