advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Soy una mujer que ya no está para juegos, sólo para certezas

Abre la boca y dime lo que quieres...

Sé sincero

Soy una mujer que ya no está para juegos, sólo para certezas…

Me consta que el amor es trabajo de 2 y que la mayoría de las veces llega sin buscarlo.

Te puede interesar

7 motivos por los que un hombre no te toma en serio
Este es el único gran amor que tendrás en tu vida, ¡cuídalo!
Las 4 leyes de espiritualidad hindú que necesitas en tu vida

Más que me guste saber que me quieres, me encanta saber para qué me quieres.

Si me quieres para una noche de pasión y una mañana sin mensajes tiernos ni arrepentimientos, está bien, pero dímelo.

No necesito que me emociones con promesas que no piensas cumplir.

Tampoco necesito que me ilusiones con viajes en pareja y un perro para pasear juntos los fines de semana.

Si quieres jugar, jugamos. Si quieres algo más nos tratamos y vemos qué pasa.

No seas un niño que da juegos por no tener nada más interesante que ofrecer. Tratémonos como adultos y hagamos del cruce de nuestras vidas algo inesperado pero sorprendente, no decepcionante.

Si nos conocemos, tenemos en nuestras manos la oportunidad de poder disfrutar la casualidad de habernos conocido y de acumular recuerdos juntos si es lo que ambos deseamos.

Las mentiras, omisiones y verdades a medias no tienen cabida en mi vida, soy tan fuerte y segura de mí que puedo mover mis piezas sin caer en un juego absurdo e inmaduro.

Mientras más claros seamos el uno con el otro, mejor.

Dime que me quieres, pero, sobre todas las cosas, dime para qué me quieres y nos vamos a entender. Yo soy una mujer que ya no está para juegos, sólo para certezas.

Y si un encuentro casual es la certeza, sólo dilo de frente, no me haces un favor regalándome palabras de más, vacías.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.