advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

7 cosas que aprendí cuando te perdí

Perdón por las heridas

Aunque ya es tarde…

Cuando te perdí, creí que habías dejado de amarme, que tú eras el traidor y que solo eras un hombre egoísta que pensaba en sí mismo.

Sin embargo, con el tiempo entendí que te perdí porque yo hice las cosas mal. Por mucho tiempo me cansé con la idea de que no me lastimarán y no me di cuenta de que yo lo hacía contigo.

Me aferre a proteger mi corazón y no pude ver que tú solo querías amarme y cuidarme.

Te recomendamos:

7 cosas que él hace por WhatsApp e indican que está enamorado de ti

Sí, tu relación debe darte paz y no inseguridad PERO tienes que hacer esto antes

¡Échale un ojo al Facebook de Hey Hey Hello! 😉

El dolor del pasado y mis malas relaciones eran fantasmas que no me permitían sanar. Incluso, eran un constante recordatorio de que “no merecía un buen amor”, o eso es lo que creía.

Advertisement

Sin embargo, tu buen amor me enseñó que necesitaba más y aunque no eras tú, aprendí que perder a veces es ganar…

Aunque ya no puedo disculparme, decidí escribirte estas palabras para agradecerte por tu amor y recordarte que me enseñaste mucho

7 cosas que aprendí cuando te perdí

1. Cuidarme y cuidar a los que me aman.

Tengo muy claro que debo cuidar de mí, porque soy mi mayor prioridad y si yo no lo hago, nadie más lo hará.

Sin embargo, también debo respetar, amar y cuidar a las personas que me valoran, porque hoy pueden estar, pero mañana se pueden ir.

2. Empatizar.

No me puse en tus zapatos ni entendí tus sentimientos, fue egoísta y creí que la única que valía en una relación de dos, era yo y estaba muy equivocada.

Ahora tengo claro que en una relación necesito empatizar y ceder, sacrificarme no es el fin del mundo, sino un acto de amor.

3. Permitirme sentir.

Ahora dejo que mis sentimientos fluyan, me expreso con calidad y vivo el momento. Pararme o dejar de sentir solo provocará que no hable a tiempo y que dañe a alguien que no lo merece.

4. Decir te amo a tiempo y cuando lo sienta.

Sí, un te amo no se lo dices a cualquiera, pero el mundo no se va a acabar si se lo dices muchas veces a la persona correcta.

Al contrario, la relación será mejor y yo sentiré que estoy hablando con la verdad.

5. Disfrutar cada momento.

Siempre he sido una mujer que se paraliza, le tiene miedo al futuro o prefiere su zona de confort. He dejado de vivir para no salir lastimada.

Sin embargo, cuando te perdí, entendí que debía disfrutar cada momento de la vida, quedarme en un lugar no era malo, pero me estaba perdiendo de mucho.

6. No pedir que alguien se quede.

Si alguien te ama se quedará a tu lado y luchara por ti, sino es así, se irá a buscar algo mejor. Y esto no es un reclamo, sino una realidad.

Tú me querías, pero no me amabas y por eso nos perdimos (o tal vez, nunca nos tuvimos).

Ahora sé que no le tengo que pedir a alguien que se quede y menos cuando ya se ha ido.

7. Aceptar que no había un nosotros.

No éramos “nosotros” en una relación, eras tú tratando de hacerme cambiar y era yo tratando de evitar ser herida.

Lamentablemente, no fuimos un equipo ni tampoco compañeros de vida, solo fuimos 2 amantes que se forzaron a tenerlo todo cuando no tenían ni lo básico.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Advertisement