advertisement advertisement
Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Carta para mi amiga que ya no veo, pero que extraño mucho

¡Sigue brillando!

¡Tú puedes!

El otro día me acordé de ti, estaba limpiando mi habitación cuando encontré fotos que me recordaron que no soy una buena amiga.

Tú siempre has estado ahí para mí, mientras yo me he alejado poco a poco.

No es tu culpa, sino mía no seguir en contacto y olvidar que siempre has sido una increíble amiga para mí.

Te recomendamos:

La razón por la que te atrae un hombre que no es bueno para ti

Así es la triste realidad de amar a un hombre inmaduro

¡Échale un ojo al Facebook de Hey Hey Hello! 😉

Ha pasado mucho desde la última vez que nos vimos y aunque estoy segura de que ya nada será como antes, quiero agradecerte todo lo que hicis te y sigues haciendo por mí.

Advertisement

Ya no te veo, pero extraño mucho pasar momentos increíbles contigo, las risas, los desvelos, los chismecitos y hasta los días malos en donde todo parecía perdido.

Creíamos que era el fin, pero no importaba, nos teníamos la una a la otra para salir adelante.

Quisiera ser una mejor amiga para ti…

Estoy casi segura de que verás esta carta como algo muy dramático de mi parte o creerás que quiero terminar nuestra amistad.

Y aunque me gusta el drama, no es el fin, sino que quiero reconocer la gran amiga que eres.

A pesar de la distancia sigues procurándome, aconsejándome y apoyándome en las buenas, malas y hasta cuando no tengo la razón.

amigas retro vintage juventud amiga
Shutterstock / Kseniia Perminova

No me juzgas y tampoco me críticas, pero eso no significa que me mientas o solo me digas lo que quiero escuchar.

Tú eres de las pocas personas que me hace ver cuando hago mal, sin hacerme sentir peor.

Siempre estás dispuesta a apoyarme y a estar ahí para mí, aunque has formado una familia, no te has olvidado de mí.

Me has hecho ver que nuestro vínculo y amistad perdurará por mucho tiempo y que seguirás siendo mi amiga, aunque me tengas que estar buscando.

No es que no quiera hablar contigo, sino que la ansiedad me hace creer que no soy la mejor amiga para ti o que ya no formo parte de tu vida.

Lo sé, tú siempre me has dicho que tengo un lugar especial en tu vida y me lo has demostrado, pero mi mente me quiere hacer pensar lo contrario.

¡No te preocupes!, ya estoy trabajando en ello, pero aún me cuesta trabajo.

Por eso, estoy aquí, agradeciéndote que no me sueltes y que me sigas considerando tu amiga a pesar de que ya no hablamos todos los días, que olvido llamarte o no estemos tan cerca como antes.

¡Gracias por seguir aquí!

Gracias por creer en mí, cuando yo no lo hago; por tener una gran intuición y buscarme cuando más te necesito.

Por guiarme cuando me siento totalmente pérdida, por darme una amistad de calidad, por cuidarme en los días malos y por recordarme valorar los buenos.

Gracias por seguir siendo mi amiga, aún cuando yo no he sido la mejor para ti. Gracias por quererme sin importar cómo me han cambiado los años.

Por todo lo que has hecho y sobre todo, por lo que vas a hacer en un futuro por mí.

Y, principalmente, por perdonarme por todas las veces que no he estado ahí para ti o no te he dado la amistad que mereces.

Prometo que lo haré mejor, será la amiga que tú has sido para mí.  

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Advertisement