Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

10 fatales errores que cometemos al cocinar pasta

¡Mejora tu técnica!

¡Mejora tu técnica!

Aunque todos damos por hecho que cocinar un rico plato de pasta es muy fácil, y además lo hacemos muy bien; es muy probable que estemos cometiendo errores al hacerlo.

Y es que como todo, cocinar pasta también tiene sus trucos y técnicas; y esa cualidad “al dente” sólo se logra poniendo especial cuidado en los detalles.

Entonces, si quieres verificar si lo estás haciendo bien, o estás algo animado en el propósito de cocinar mejor, te compartimos los 10 errores más comunes (pero fatales) que se cometen al preparar un plato de pasta:

¡Checa y corrígelos a tiempo!

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:

Los 8 alimentos más peligrosos del mundo

Los 10 mejores consejos para ser creativo y auténtico

1. Colocar la pasta sin esperar que el agua hierva.

Hay que esperar que el agua hierva para que la pasta quede “suelta” por fuera y cocinada por dentro.

Cuando nos apresuramos, la pasta queda pegajosa y las piezas se unan entre sí, dando un aspecto y textura desagradables.

2. Colocar poco agua.

Incluso si la pasta es para una sola persona, hay que asegurarse que el agua cubra los fideos y supere los 4 centímetros o más.

3. Colocar la sal primero y luego la pasta.

La sal se coloca una vez que la pasta esté dentro de la olla con el agua hirviendo.

Además, la cantidad adecuada son 15 gramos (una cucharada grande) por cada litro de agua.

4. Ponerla a hervir e ir a hacer otra cosa.

Es una comida de fácil preparación pero que necesita ser atendida en los 8 o 10 minutos de cocción.

Además, si la pasta es larga necesita ser introducida en la olla poco a poco, hasta quedar completamente cubierta.

5. Lanzar la pasta a la pared para ver si está en su punto.

Según los expertos, la mejor forma de saber si la pasta está lista es romperla y ver si tiene o NO puntos blancos en su interior.

6. Dejar un rato la pasta en el colador.

No debes mantenerla mucho tiempo en el colador, pues allí sigue el proceso de cocción; y si luego planeas colocarla en un sartén con salsa, es muy probable que termines sobre cocinándola.

7. Agregar un poco de agua fría para frenar la cocción.

Esto sólo ocasiona que la textura y el sabor se vean afectados de forma negativa.

8. Colocar aceite en el agua que hierve.

Hace que la pasta se ponga escurridiza y no aporta ni sabor ni nutrientes al plato, solo grasa.

9. Además del tenedor, comer la pasta con cuchillo y cuchara.

La pasta sólo se come con cuchara cuando se trata de una sopa; y si usas cuchillo para cortarla, dejas al descubierto que nunca aprendiste a comerla de pequeño.

10. Evitarla en la noche porque engorda.

¡No necesariamente! Hay que saber con qué salsa mezclarla y reducir la porción de 80 gramos a 60 gramos, y es suficiente.

Cuéntanos ¿cómo preparas tu pasta?

Vía nuestro partner El Personalista.

¿Nos sigues en Facebook?