Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

8 errores que cometes con tu cabello y son imperdonables a los 30 años

¡No te olvides de él!

¡No te olvides de él!

La madurez es sinónimo de tomar buenas decisiones sobre nuestra vida, relaciones, profesión y cuidados.

Esto último abarca desde cosas extremadamente importantes como la salud de nuestro organismo hasta la belleza de nuestro cuerpo.

El cuidado del cabello, las uñas, la piel, los pies, las manos…¡todo necesita tiempo y ciertas medidas para tenerlos en buen estado!

En esta oportunidad queremos hablar del cabello y ciertos errores que debemos evitar cuando pasamos la barrera de los 30 años:

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:

5 razones por las que no tienes ganas de acostarte con él

9 peinados súper fáciles si tienes el cabello de largo mediano

1. Someter el cabello a altas temperaturas sin el cuidado adecuado.

Sabemos que el cabello secado y planchado casi siempre es la mejor opción cuando tenemos un compromiso importante; pero procura dejarlo descansar de las altas temperaturas durante los fines de semana o las veces que puedas y creas conveniente.

Además, aplica cremas que actuen como protectores térmicos, y también gradúa la temperatura a números aceptables (que no dañen la fibra capilar).

2. Dormir con el cabello mojado.

No sólo porque tu cabello amanecerá muy rebelde, sino porque se romperá con más facilidad durante la noche y la absorción de nutrientes (aportados por cremas y champús) será mínima.

3. No aplicar mascarillas o productos profesionales.

Dedica un tiempo de tu semana a embellecer tu cabello, no sólo por fuera (con peinados), sino con la aplicación de productos profesionales para hidratar, limpiar y darle vida desde la raíz hasta las puntas.

4. No sentirte a gusto con tu cabello natural.

A los 30 años es necesario que aceptes tu cabello tal como es al natural, y a partir de allí trabajes en que se vea sano, hidratado y con brillo.

5. Usar productos con alcohol o muy tóxicos.

Lo ideal es tener un conocimiento amplio de los productos que dañan nuestro cabello, y optar por aquellos que contengan ingredientes naturales y no tan procesados.

6. Sujetarlo cuando está mojado.

No sólo porque se rompe, sino porque no recibe el oxígeno que necesitan las hebras para estar fortalecidas y brillantes.

7. No saber arreglarlo.

A los 30 años ya debemos saber cómo controlar nuestro cabello, cuáles cortes de pelo nos favorecen, los que no, etc.

8. No dejar mechones por fuera.

Dejar algunos mechones por fuera o sueltos no sólo te dan un look natural y jovial, sino que suavizan tus rasgos y los hacen más femeninos.

Cuéntanos ¿qué más agregarías a esta lista?

¡Estamos en Facebook!