*

Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Y sin querer… Me enamoré de quien menos imaginaba

El amor, el amor

Nunca digas nunca...

Nos conocimos en la universidad, yo era un año más grande que él y sin embargo no pareció importarle.

Te recomendamos: Así es el hombre perfecto (según la ciencia)

Al principio cada quien le fue indiferente al otro: éramos de carreras diferentes y no había manera que nuestros horarios se ajustaran al del otro. No fue hasta actividades escolares que coincidimos y así empezamos a tratarnos más.

via GIPHY

Sin embargo cuando él apareció en mi vida yo salía con alguien más y pensaba que era muy introvertido por ser reservado y muy callado. Yo siempre he sido muy sociable y extrovertida, la verdad es que mi familia me dice que si las plantas hablaran, sería la que se pone a entablar conversación con ellas y es por ello que nunca nos imaginé juntos.

Fue mi mejor amigo en la escuela: sufrió conmigo cuando terminé con la persona que estaba saliendo cuando lo conocí, era mi compañero de aventuras, de fiestas con amigos de la universidad… Era y sigue siendo mi confidente.

via GIPHY

Siempre las personas me decían que él sentía algo más y se notaba pero yo decía que estaban locos porque lo tomaba como mi íntimo, además siempre he sido de la idea de no arruinar una amistad tan buena por algo que puede no ser.

Con el tiempo nos volvimos más y más cercanos, al punto de que empecé a ser consiente de lo importante que era para mí y, que alguien tan bueno conmigo merecía una oportunidad y sería una tonta si lo perdiera.

via GIPHY

Al final le di la oportunidad. Empezamos a salir como algo más que amigos al punto de empezar a quererlo más de lo que imaginé. Que razón tenían cuando me dijeron que es alguien que vale la pena, de esos que ya no hay.

Aunque costó trabajo que se abriera conmigo, que dejara de tomarse las cosas muy personales y fuera más relajado, al final lo logré. No hay nada más bonito que recibir sus mensajes de buenos días, esperar a que sea fin de semana para ver esa sonrisa de borrego enamorado, de abrazarlo y decirle “te extrañé”.

via GIPHY

Y así, sin darme cuenta y sin quererlo fue como me enamoré. Me enamoré de sus detalles, de su manera de ser tan inocente, de su caballerosidad, del amor tan sincero que siente por mi. Él me hizo arrepentirme del nunca digas nunca que soltaba cuando me decían si lo intentaría. Sé que en el amor nos pueden lastimar, pero gracias a él no he sentido eso desde que estamos juntos.

Conoce las 18 cosas que jamás le revelarías a tu pareja.