Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

¿Por qué las dietas no funcionan?

No es sólo lo que comes...

Ahora ya lo sabrás...

¿Cuántas de nosotras hemos hecho dietas? De seguro más de una vez, ¿Y a cuántas de nosotras nos ha funcionado alguna? Por lo menos a mi ninguna.

La verdad es que sí funcionaran todos seríamos delgados, pero sólo logramos sentirnos frustrados, y al cabo de un tiempo, recuperamos lo que con tanto esfuerzo nos costo bajar.

Perdemos un valioso tiempo y esfuerzo, que podríamos dedicar a otra cosa como nuestros proyectos y nuestra familia. Te culpas a ti misma por no ser lo suficientemente fuerte y por no tener la fuerza de voluntad necesaria.

Y finalmente te preguntas ¿Por qué es tan difícil?, ¿Por qué no logro bajar de peso? Bueno hoy tengo la respuesta para ti: “Para cambiar tu cuerpo, primero tienes que cambiar tu mente”.

¿Has escuchado hablar de la hormona cortisol? El cortisol es la hormona del estrés. Cuando estamos a dieta nuestro cuerpo entra en una reacción fisiológica de estrés y piensa que está en un estado de supervivencia, por lo tanto, lo que hace es elevar los niveles de azúcar en sangre, almacena grasa y disminuye el metabolismo, es decir, genera lo opuesto a lo que queremos.

Este estrés también lo podemos generar, no sólo privándonos de ciertos alimentos al hacer dietas, sino que también se genera por nuestro miedo a engordar y por el posterior sentimiento de culpa.

La Psicología de la Alimentación nos enseña que la nutrición es solamente el 50% del proceso de cambio y que el otro 50% depende de “quienes somos” como comedores, es decir, de qué manera nuestras emociones, pensamientos y creencias tienen un impacto profundo y directo sobre la forma en que asimilamos, digerimos y quemamos calorías.

Por lo tanto, cuando empecé a escuchar a mi cuerpo y a entender lo que le hacía bien y lo que le hacía mal, comprendí cuando ya estaba satisfecho. En el momento en que empece a quererlo y a cuidarlo, deje de castigarlo y criticarlo. Cuando deje de hacer dieta y comencé a cambiar mis hábitos empece a tener un estilo de vida saludable.

Al decidir no consolarme con la comida, al enfrentar mis problemas y al cambiar todo lo que no me gustaba de mi vida, sólo ahí pude comenzar a tener una relación saludable con mi cuerpo, mi peso y conmigo misma.

Visto Mujer y Punto

¡Estamos en Facebook!

Te recomendamos

Este es el momento preciso en el que tienes que desenamorarte

Estos son los 5 diferentes tipos de clímax femenino que existen