Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.
Be

Lo que debes saber sobre el acné después de los 35 años

¡Es más común de lo que crees!

¡Es más común de lo que crees!

¡Sí, hay que admitirlo, en la adultez también salen granos!

Las causas pueden ser muchas, desde un desequilibrio hormonal hasta un excesivo uso de cosméticos, explican los especialistas.

En el primer caso, una pequeña alteración en el nivel de nuestras hormonas, imposible de detectar en un examen de laboratorio, puede ser el desencadenante del brote. O incluso la perimenopausia (etapa previa de la menopausia que se caracteriza porque la regla desaparece durante doce meses) y la menopausia.

Ahora bien, cuando la causa es hormonal, el acné viene acompañado de otros síntomas como: la piel del rostro y del cuello muy grasosa, crecimiento del vello en zonas poco frecuentes (mentón, abdomen), caída del cabello y alteraciones en el ciclo menstrual.

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:
¿Tienes acné? Un experto nos enseña la mejor forma de maquillarlo.
3 errores fatales que todas cometemos cuando nos lavamos la cara.

En el segundo caso, el acné cosmético, se manifiesta por pequeñas lesiones, todas del mismo tamaño y en áreas expuestas del rostro.

Ocurren muchas veces por productos cosméticos que tapan los poros y crean esta reacción. Por eso lo ideal es comprar cremas hidratantes livianas y maquillajes no comedogénicos, que son los únicos que no los obstruyen.

Sin embargo, es necesario recordar que hay otros factores desencadenantes, como el tabaco, estrés y la mala alimentación.

Y es que, según los expertos, las personas que tienen más bajos niveles de vitamina A y vitamina E en sangre son más proclives a adquirir esta molesta enfermedad de la piel.

Por eso se recomienda llevar una dieta rica en verduras de hoja verde, zanahorias, frutos secos y semillas, que podrían mantener la piel en óptimas condiciones.

Ahora bien, ¿cuál es el tratamiento más indicado?

Los expertos coinciden en que el acné adulto es más resistente en comparación al juvenil, y que requiere un tratamiento más intenso.

Además, después de los 25 años, aparece con frecuencia en los ángulos mandibulares, zona peribucal y el cuello.

Para los especialistas, es necesario asistir a consulta lo más temprano posible, es decir, antes que se produzcan marcas y cicatrices difíciles de eliminar.

El tratamiento consiste desde antibióticos en forma tópica u oral, como eritromicina, dapsona y clindamicina, hasta cremas y lociones con ácidos de diferente tipo.

Cuéntanos ¿Has padecido este tipo de enfermedad de la piel?