Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

¿Eres obsesiva? Aprende a reconocer si tienes un TOC

¿Te identificas?

¿Te identificas?

El trastorno obsesivo compulsivo —TOC— es una condición de la salud mental que pertenece al grupo de los trastornos de ansiedad, los que se caracterizan por obsesiones y compulsiones. Las primeras corresponden a ideas, pensamientos o impulsos constantes y continuos que invaden la mente, mientras que las segundas son conductas repetitivas que se llevan a cabo con una sensación de resistir al impulso.

“Las personas que padecen este trastorno experimentan pensamientos involuntarios que generan ansiedad, miedo y estrés, provocando que realicen acciones compulsivas en su intento por neutralizar las sensaciones desagradables asociadas a las obsesiones”, explica Fernando Marchant.

Si bien no existe claridad respecto a qué es lo que provoca estos trastornos, se ha perfilado a las personas que padecen algún TOC. Así, se determinó que son personas con características de exigencia, perfeccionismo y control, y donde hay una alteración en la capacidad de control del cerebro que regula la conducta y el pensamiento.

“Existe un componente ansioso y una íntima relación entre pensamientos obsesivos y la depresión, ya que estos pensamientos y conductas repetitivas “ayudarían” a la persona a reducir la angustia. El problema es que se cae en una exageración que no está acorde con la realidad de modo que afecta el desarrollo de la vida cotidiana en todas sus aristas”, sostiene el especialista de Vidaintegra.

Esta patología puede manifestarse en hombres y mujeres de cualquier edad, aunque suele iniciarse en la adolescencia o a principios de la adultez. La edad promedio de inicio en los varones es entre los 6 y 15 años, mientras que en las mujeres es entre los 20 y 29 años. Si bien son etapas dispares para hombres y mujeres, los rasgos siempre se repiten: son personas perfeccionistas, exigentes, minuciosas, con tendencia al control y la previsión.

El mayor problema de los trastornos de ansiedad es que las personas que las padecen convierten sus preocupaciones en obsesiones y realizan conductas que no son útiles ni placenteras, perdiendo el control de la propia vida. No obstante el panorama, existen tratamientos para controlar estos impulsos y retomar la dirección que cada uno quiere tomar.

En la actualidad, el aporte de la psiquiatría con la psicoterapia permiten a manejar positivamente el problema, ya que, según advierte el psicólogo Fernando Marchant, ayuda a hacer cambios en los esquemas de pensamientos y creencias, favorece el aprendizaje de métodos alternativos y enseña a los pacientes a superar el miedo, de modo que la vida de cada persona se normalice.

“Los TOC tienen tratamiento que implica el compromiso de cada paciente y el apoyo de su familia y su círculo cercano”, concluye el especialista.

Visto en Mujer y Punto

¡Estamos en Facebook!

Te recomendamos

Este es el momento preciso en el que tienes que desenamorarte

Estos son los 5 diferentes tipos de clímax femenino que existen