Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

15 trucos para mejorar tus hábitos de alimentación y adelgazar de forma saludable

¿Y a ti se te ocurre algún truco que quieras contarme?

¡Nunca comas con culpa!

Para comer mejor y adelgazar de forma más saludable, es necesario no sólo mejorar la calidad de los alimentos que escogemos, sino también es necesario controlar otros factores que influyen a la hora de comer y comprar, entre ellos el más importante es mejorar tus hábitos de alimentación.

Si aprendemos a hacer pequeños cambios en nuestra rutina diaria, estos comenzarán a convertirse en hábitos. Es por eso que hoy te enseño 15 trucos que te ayudarán a disminuir tu ingesta de calorías y generar hábitos más saludables.

1. Comer despacio:
Siempre se nos ha dicho la importancia de masticar bien los alimentos. La digestión comienza en la masticación, mientras mejor y más mastiques tus alimentos más ayudarás a tu digestión. Además, al comer despacio podrás comer menos y te llenarás más rápido. Recuerda que tus comidas deben durar al menos 20 minutos para enviar una señal a tu cerebro de que tu estómago ya está satisfecho.

2. Comer en platos pequeños:
Esto permitirá reducir las porciones de tus alimentos y no comer de más, ya que tenemos la tendencia a dejar vacío el plato, incluso cuando ya estamos satisfechos.

Ojo, no vayas a hacer trampa y repetir plato!

3. Nunca vayas con hambre al supermercado:
A todos nos pasa, vamos con hambre, y nos compramos más cosas de las que necesitaríamos y generalmente la mayoría son ricas en azúcares y grasas, que es justamente de lo que más tenemos antojos y lo que más engorda. Mejor come algo antes de ir.

4. Eliminar distracciones en las comidas:
Generalmente comemos viendo la televisión, de pie, apurados, en el computador, hablando por teléfono o whatssap, y nos olvidamos de dedicarnos sólo a comer. Sin darnos cuenta ya tenemos el plato vacío y hemos quedado con hambre.

Es muy importante comer sentados y tranquilos, y hacerlo casi como si fuera una forma de meditar, dedicarnos exclusivamente y a nada más que eso. De seguro te saciarás más fácilmente.

5. Lo que no compras en el supermercado, no te lo comes:
Así de simple, sino quieres comer comida que te engorde, entonces no la compres. Siempre que vayas al supermercado opta por opciones más saludables. Si no está en tu despensa, no está en tu estómago.

6. Procura tener siempre alimentos saludables a la vista:
Es fundamental por ejemplo que siempre tengas alguna frutera en tu cocina a la vista, y que te acuerdes que esa fruta está ahí para comérsela. Si combinas colores de seguro lucirá mejor y te darán más ganas de comértela.

7. No comas del paquete:
Cuando comes del paquete no tienes consciencia de cuanta cantidad es la que estás comiendo. Siempre coloca la comida en un plato y ojalá no el paquete completo.

8. Anda con tus snacks a todas partes:
Muchas veces estamos en la calle y nos da hambre, y compramos cualquier cosa, lo primero que tengamos a mano, que generalmente no será saludable, porque sabemos que el mercado no está precisamente lleno de cosas saludables. Si llevas una bolsita pequeña con frutos secos por ejemplo o alguna fruta, estás lista y preparada para salir y no comerás cualquier cosa.

9. Tomar un vaso de agua antes de comer:
A veces creemos que tenemos hambre, pero te equivocas, lo que tenemos es sed. Por eso cada vez que sientas ganas de comer o picar algo a media mañana o a media tarde, procura tomar un vaso de agua primero, a ver que pasa, y si aún así tienes hambre, de todas maneras comerás menos, porque el agua te habrá saciado un poco.

10. No te prohibas ningún alimento:
Cuando nos ponemos a dieta, lo primero que hacemos es prohibirnos y privarnos de todo lo que nos gusta y como por arte de magia lo deseamos aún más. Nunca ha sido una buena técnica hacer una lista de los alimentos que puedo y no puedo comer, porque todo lo que uno resiste, persiste. No te prives de ningún alimento, pero si aprende a comerlo con moderación.

11. Nunca comas con culpa:
Tenemos la mala costumbre de comer algo rico, pero con culpa. Si vas a comer algo rico, primero disfrútalo y segundo sino quieres sentirte culpable, entonces trata de comer una pequeña cantidad, como para saciar el gustito, pero no es necesario comérselo todo.

12. Haz una lista de cosas que te guste hacer tanto como comer:
A veces uno come porque está aburrido, eso es muy cierto, pero que tal si tuviéramos a mano una lista de cosas que nos gusta hacer y que nos producen el mismo placer, de seguro lo pensaríamos dos veces antes de ir a la cocina. Si te gusta escribir, hablar con un amigo, escuchar música, considera hacer eso primero antes de ir al refrigerador.

13.-Planifica lo que vas a comer:
Cuando no sabes qué comer, comes lo primero que encuentras. Si siempre tienes tus ensaladas preparadas en el refrigerador, o comida saludable disponible para preparar rápidamente, de seguro escogerás eso en vez de pedir pizza o sushi, comer lo que siempre hay en la despensa pan, pasta y arroz.

14. Ir acompañado al supermercado:
Si eres de las personas que le encanta ir al pasillo de los dulces, o que le fascina llenar el carro con todo tipo de bebidas y alimentos grasosos, mi consejo para ti es que vayas acompañado al supermercado, eso te permitirá elegir bien tus alimentos y con cierta restricción.

15. Trata de no comer cuando estés enojado, triste, ansioso o aburrido.
Sabías que estas son las razones por las que más solemos comer. Si estás enojado, enójate, si estás triste, llora, o llama algún amigo, si estás ansioso, intenta calmarte, si estás aburrido, busca tu lista de distracciones y haz algo que te parezca entretenido, pero no intentes calmarte con comida, porque no conseguirás ninguna solución.

¿Y a ti se te ocurre algún truco que quieras contarme?

Visto en Mujer y Punto

¡Estamos en Facebook!

Te recomendamos

¿Es este el nuevo romance de Hollywood? Ni te lo esperabas…

6 cosas que no sabías de los lubricantes (y agradecerás saberlo)