Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Consejos prácticos para cocinar carne y no morir en el intento

¡Dile adiós a quemar la carne!

O a que quede cruda

Para ser el líder de las parrilladas con tus amigos necesitas más que poner el jardín, las cervezas en la hielera y sacar de tu cava el tinto que consideras adecuado.

Te recomendamos:

Cómo hacer que tu ligue de una noche se convierta en algo serio

El oso de esta maquillista en Venga la Alegría

El verdadero éxito radica en que la carne que sirvas esté en el punto perfecto de cocción. Conviértete en un maestro de los cortes y logra que tu carne esté “Al punto”, el término perfecto para disfrutarla.

1. Temperatura ideal en la parrilla

Debes mantenerla en temperatura media, para asegurarte que puedes comenzar, acerca tu mano unos centímetros a las brasas calientes, el tiempo que debes aguantar antes de retirarla es de 4 segundos.

2. Agrega la sal después de cocinarla

La sal antes de la cocción hará que tu carne se seque.

3. Pinzas

Para voltear la carne o retirarla al plato, utiliza pinzas o espátula, no la pinches con el tenedor ya que haces que pierda parte de su jugo.

4. Tiempo correcto en las brazas

Considera que un ribeye a la parrila sin cubrir estará en su punto en seis a ocho minutos, pero en asador de gas cubierto se llevará de siete a nueve, sin embargo, una arrachera marinada tardará más sobre las brasas.

5. Debes voltear la carne sólo una vez

De preferencia sólo voltea tu corte en una ocasión, hazlo cuando el jugo de la carne esté saliendo por arriba, es el momento exacto de tu próxima gloria como chef.

6. Tiempo de marinar

Lo máximo que debes marinar tu corte son dos horas y no pierdas el tiempo bañándolo menos de 15 minutos.

7. Disfruta estar al fuego

Lo más importante es crear un ambiente que propicie la preparación perfecta de cada gramo de carne. Te sugerimos comenzar con algo de soul, escucha Try me de James Brown.

¡Estamos en Facebook!

Después de esto ya no habrá pretextos para quemar tu comida 😉 Vía nuestro partner El Personalista.