Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Un lipstick rojo es todo lo que necesitas para mejorar tu autoestima y la ciencia lo confirma

Además de hacernos más atractivas, estudios científicos han demostrado que su uso tiene algunos beneficios que no te defraudarán...

Es la mejor herramienta para sentirte segura

El lipstick rojo puede llegar a ser tan básico como el vestido negro que tenemos en nuestro clóset y nunca falla.

Y es que, además de nunca defraudarnos y hacernos más atractivas, estudios científicos han demostrado que su uso tiene algunos beneficios que no podemos ignorar.

Por ejemplo, en 2013, un estudio del Gettysburg College en Pennsylvania, reveló que las mujeres que usan tonalidades rojas intensas en los labios suelen aparentar menos edad de la que en realidad tienen.

La razón es que el color rojo ayuda a mantener en equilibrio nuestra apariencia, pues con el paso del tiempo la piel tiende a oscurecerse. Asimismo, aporta más vida a otras partes de nuestro rostro que se tornan pálidas con la edad, como el contorno de ojos.

Por si fuera poco, otro estudio desarrollado entre CoverGirl y la Universidad de Harvard demostró que el lipstick rojo aporta más seguridad a las mujeres sobre su propia imagen.

via GIPHY

En la investigación, que incluyó a 1000 mujeres, se comprobó que las que se pintaban los labios de rojo tendían a tomarse más selfies en la semana en comparación con aquellas que no lo hacían. El resultado exacto marcó una diferencia de 3 selfies para las que usaban labial rojo contra 1 sólo entre las que optaban por otro color.

En 2011, investigadores de la Universidad de Harvard ya había sacado otro estudio pero en asociación con Procter & Gamble, en el que encontraron que las mujeres que usaban maquillaje intenso en sus lugares de trabajo, tendían a sentir más seguridad que las que no lo usaban. Incluso eran vistas como trabajadoras más competentes en relación con la otras.

via GIPHY

Finalmente, no podemos dejar de mencionar el significado que de manera tradicional hemos asociado al color rojo, y que no es otro sino hacer más provocativo el objeto de deseo.

Tal parece, entonces, que el lipstick rojo no es sólo un capricho de temporada sino una herramienta que nos da seguridad y confianza.