Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Sabía que estaba embarazada apenas en la 1ª semana…

¡Calma! Es súper normal.

¡Calma! Es súper normal.

Cada cuerpo es distinto, y mientras algunos son casi como un reloj suizo (precisos), hay otros que se alteran por cualquier situación externa.

El mío se clasifica en el segundo grupo, y eso contempla períodos menstruales irregulares y dificultades para prever que algo no anda tan bien en mi organismo.

Sin embargo, cuando ¡al fin me embaracé!- quería ser madre- lo supe en apenas 1º semana de gestación.

Era tan evidente que algo había cambiado, y lo primero que noté fue mi estado de humor. Esa primera semana estuve tan tranquila y feliz por las bendiciones que ya tenía en mi vida; además me sentía hermosa y especial (a pesar que después de los 30 años, intenté sentirme así pero de manera más consciente y no tan natural como en ese momento).

Además de eso, mi cuerpo se comenzó a comportar como el más previsible del mundo, y comencé a sentir todos los síntomas de las embarazadas.

¿Sabes cuáles son? Te cuento al menos los míos.

¡Checa y comparte con tus amigas primerizas!

Si te interesó esta nota, te recomendamos:

Estoy soltera por qué se muy bien lo que quiero

Esta es la única manera de no caer en la trampa de las expectativas

1. Rechazo a ciertos alimentos.

En mi caso, el olor a jamón y café me producía muchísimo asco y náuseas. Algo que me parecía muy raro, sobre todo porque soy una amante de la cafeína desde mi época universitaria.

2. Hinchazón abdominal.

Los cambios hormonales te hacen sentir con el abdomen algo hinchado, incluso mi ropa ajustada comenzó a sentirse algo pequeña. Pero era una sensación incómoda, y no un crecimiento de la panza en realidad (es muy pronto).

3. Ganas de orinar con mucha frecuencia.

Mi médico luego me explicaría que los cambios hormonales hacen que más sangre fluya por los riñones, y eso -a su vez- hace que la vejiga se llene más rápido de lo que en mi estado normal lo hace.

4. Sensibilidad en los senos.

Los senos te duelen con mayor intensidad que cuando te llega el período, pero esta molestia se acaba en el tercer mes (aproximadamente).

5. Manchas de sangre en tu ropa interior.

Algunas mujeres tienen un poco de sangrado durante las primeras semanas, y es completamente normal. No se sabe bien por qué ocurre, pero lo más probable es que tiene que ver con el asentamiento del óvulo en el útero.

Cuéntanos ¿qué otros síntomas tenías en tu 1ª semana?

¡Síguenos en Facebook!