Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Carta al padre de mis hijos que no tiene tiempo para verlos

No te guardo rencor porque no te guardo nada

Hasta luego...

Pensé que las cosas sería diferentes, pensé que tú y yo podríamos estar juntos como una pareja sólida, llena de amor y ganas de salir adelante… Formar una familia que pudiera afrontar los problemas.

Pero me equivoqué… Llegaron los malos días, los malos meses, los malos años y una separación de pareja terminó por sepultar una familia de 4, nunca viste que no sólo me dejaste a mí, los dejaste a ellos.

Te recomendamos

5 maneras de hacer el amor… que no involucran una cama

10 motivos por los que está contigo aunque le teme al compromiso

¿Por qué debes tener intimidad 3 veces a la semana? (Después de los 30 años)

El dolor que sentí con tu ausencia me marchitó la ilusión, pero tu distancia hacia nuestros hijos me lastima en lo más profundo pues representa que estás en todo, menos con ellos.

Cuando preguntaban por ti, tuve que encontrar las palabras adecuadas para decirles que no estabas, que después los visitarías, pero hoy ya no preguntan por ti, tienen mucha madre y mucha abuela para saber que no te necesitan.

No te guardo rencor porque no te guardo nada…

No mereces algo de nuestra parte, atrás quedaron esos momentos incómodos en los que ellos me mostraban su interés por ti, se acostumbraron a tu ausencia y esa desilusión se transformó en una realidad que la gente que los ama y yo, tratamos de hacer bella, sana y sobre todo, en la que se sepan amados por los que están a su lado.

Allá tú y tu desinterés, pero de nosotros ya olvídate, han crecido sin ti, han aprendido sin ti, han reído sin ti y me encanta ver que cada día se parecen más a mí, si no en sus ojos sí en su mirada, quizá su rostro se parezca más al tuyo, pero sus modales, su corazones, sus miradas son más míos.

El futuro es incierto

No sé si el día de mañana, cuando puedan decidir por ellos mismos, quieran buscarte, puedan perdonarte y ten por seguro que yo no necesito hablarles mal de ti, son tus acciones las que hablan por sí solas.

Si ellos desean buscarte yo no me opondré, pero te habrás perdido momentos que valen oro, cumpleaños, bailes infantiles, Navidades, sorpresas, raspones de rodilla… Te habrás perdido la formación de su carácter y de su nobleza.

Serás aquella persona que los dejó, que más allá de no vestirlos ni calzarlos, tampoco les dio su corazón, su tiempo, su esfuerzo, todo lo que se puede decir que es “gratis”.

Que te vaya bien y gracias por hacernos fácil olvidarte, disfruta tu vida porque nosotros estamos viviendo los mejores días siendo una verdadera familia, una en la que dejaste de hacer falta.

¡Estamos en Facebook!