Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

¿Por qué nos deprimimos por un amor no correspondido?

¡La ciencia tiene la respuesta!

¡La ciencia tiene la respuesta!

A casi todas nos ha pasado la desagradable experiencia de sufrir por un amor no correspondido…

-Estos mensajes te harán entender perfectamente que NO le interesas

De esos que nos mantiene sumidas en una profunda tristeza, que nos golpea el autoestima y que sólo el tiempo y la madurez nos hace superar.

via GIPHY

Y las que hemos pasado por esa situación de desamor, sabemos que casi siempre caemos en el grave error de dudar sobre el valor que tenemos, de creer que somos insuficientes o que fallamos en la más mínima tontería y que todo se fue al diablo por nuestra culpa.

via GIPHY

Pero esta especie de rechazo no sólo la experimentamos en el plano amoroso, ¡sucede en todos tipos de relaciones!, en lo laboral y entre amigos también ocurren con frecuencia

Nos podemos sentir excluidos por nuestros amigos, quienes dejan de llamarnos o de invitarnos a las fiestas de sus hijos o celebraciones importantes; o con nuestros compañeros de oficina, que ya se esmeran por recordar nuestro cumpleaños, por sólo nombrar 2 eventos mínimos.

Pero como sea, estas situaciones son capaces de afectarnos durante días, semanas y meses; y poner a prueba nuestra fuerza interior.

Ahora bien, pero ¿por qué nos duele tanto el rechazo?

¿Por qué no sentimos tan incómodos con nosotros mismas, incluso físicamente mal, cuando alguien no nos acepta?

via GIPHY

La respuesta la tiene la ciencia. Y es que, según un estudio realizado por el psicólogo Guy Winch, el drama por el que pasamos cuando somos rechazadas tiene su origen en el propio comportamiento evolutivo.

Al parecer este sentimiento de tristeza permitió la supervivencia de la especie, pues nos obligó a modificar nuestro nuestro comportamiento y así adaptarnos al entorno social.

De acuerdo a Guy, en el pasado vivíamos en tribus y la mayoría de las actividades se hacían en grupo, y por lo tanto al ser rechazadas era muy probable que muriéramos.

Entonces esta situación ayudó a que desarrolláramos mecanismos de alerta temprana al rechazo y así, si experimentábamos dolor era más probable que cambiáramos nuestro comportamiento, lo corrigiéramos y “tuviéramos menos probabilidades de ser expulsado de la tribu”.

Por eso el especialista asegura que el rechazo es una oportunidad de aprender, de analizar qué ha pasado y por qué se nos ha rechazado; y bajo ninguna circunstancia deberíamos destrozar nuestro amor propio.

via GIPHY

¡Cuéntanos que te parece estos argumentos científicos!