Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

El peor enemigo de una mujer es otra mujer (y esto lo comprueba)

Entre mujeres podremos despedazarnos, pero jamás nos haremos daño.

Es momento de cuidar de nosotras.

Las mujeres vivimos con muchos pensamientos negativos en nuestra vida, que nos agobian y nos hacen sentir mal.

Desde nuestra talla, la forma de nuestro cuerpo, el maquillaje, una baja autoestima, si tenemos pareja o no, si es él hombre perfecto, si los hijos, etcétera.

No olvides leer:

El hambre de venganza, “Insatiable” la serie de Netflix que todos ya odian

¿Por qué nos atraen las personas comprometidas?

A todo eso le agregamos la constante lucha con otras mujeres, una lucha con la que hemos crecido y que en vez de erradicarla la hacemos cada día peor.

via GIPHY

La convertimos en una pelea constante, en donde nos comparamos, nos rebajamos y nos humillamos unas a otras. Los celos y la envidia son los principales protagonistas.

Y probablemente estés pensando “yo nunca he hecho eso”, “yo valoro mucho a mis amigas y a las mujeres de mi familia”, pero qué pasa con aquellas otras que se encuentran a nuestro alrededor.

Si en alguna ocasión dijiste “me gusta llevarme con puros hombres las mujeres somos mucho drama”; “es demasiado tonta para el puesto que tiene”; “no entiendo por qué tiene tantas cosas, probablemente se las regala el tipo con el que se acuesta”; y el clásico, “yo soy mejor o valgo más que ella”.

Lamentamos decirte que tú también has caído ante estos terribles pensamientos hacia otra mujer.

No entendemos por qué sucede esto, y por qué se considera admirable cuando una mujer resalta y alaba los talentos de otra.

Aunque un estudio del 2013 realizado por Tracy Vaillancourt revelo que la mujeres presentamos una agresión indirecta hacia otras mujeres.

Una de las principales razones de este problema es que las mujeres se consideran valoradas (belleza, seguridad, logros y metas) por los hombres y se sienten obligadas a luchar contra otras mujeres por el premio.

via GIPHY

Es momento de parar, ponerle un alto a la situación y decir: ¡BASTA!

Las mujeres hemos pasado años por la igualdad de género y podría ser un desperdicio lograrlo en su totalidad si seguimos odiándonos entre nosotras.

La mayoría hemos tenido algún tipo de relación con una mujer que nos veía como su principal contendiente, incluso cuando creíamos que era nuestra amiga; entonces, empezamos a verlo como algo típico entre las mujeres, pero es tiempo de dejar de creer que es algo normal.

No es sano tener esa clase de relaciones, algunas mujeres les costará un poco admitir el hecho, pero pronto abrirán los ojos y se darán cuenta del mal que hemos provocado con una competencia nada sana.

Necesitamos cambiar la forma en la que nos tratamos unas a las otras, mejorar la forma en la que nos expresamos de las demás y ponernos en sus zapatos.

via GIPHY

Dejemos de envidiar y atacar a otras mujeres y reconozcamos nuestros propios talentos y belleza. Aprendamos a querer y a respetar a otras mujeres. No nos veamos como enemigas, porque no lo somos.

Pasamos envidiando a otras, suspirando por conseguir lo que tienen, sin darnos cuenta de las cosas valiosas que poseemos y de lo que podemos conseguir sin tener que atacar a nadie.

*Canaliza esos pensamientos negativos para mejorar algo en ti, recuerda que antes de juzgar a alguien debes verte a ti mismo.

Si entre nosotras no nos cuidamos, entonces quién lo hará.

Contáctanos en Facebook