Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

¿Te da terror llamar o escribir a la persona que te gusta? Trastornos del cortejo o de la seducción

Que no te de pena...

Disfruta el arte de la seducción

En sexología clínica se le llama trastornos del cortejo o de la seducción. Puede presentarse como una inhibición (leve, hasta el desarrollo de una fobia), como angustia y ansiedad, puestas en el cuerpo, en los pensamientos y en las conductas y como miedo: miedo a hacer algo con esa mujer, miedo a no poder manejar lo emocional de uno mismo. Así, una gran angustia los invade si tienen que hablar, invitar o llamar por teléfono a una persona que les interese. Aparecen síntomas como sudoración, calores, palpitaciones, sensación de querer huir y evadir ese momento.

Aunque esto les pasa a hombres y mujeres, se ve la dificultad más en los hombres. A la mujer, históricamente, se le ha enseñado, a ser pasiva, a no tomar la iniciativa y a esperar ser conquistada, aunque poco a poco la cosa va cambiando. Algunos hombres que sufren este problema, al sentirse frustrados por no poder llevar a cabo la conquista, reaccionan de muy mala manera frente a las mujeres, a veces se ponen agresivos, irónicos y las desvalorizan. Actitud que por supuesto termina invalidando cualquier posibilidad de acercamiento, aunque hubiera interés.

Dada la gran sensación de inseguridad y falta de autoconfianza, de estas personas, es importante, terapéuticamente, ayudar a recuperar su autoestima, brindándole herramientas para poder confiar en sus capacidades.

La seducción es un arte que carece de reglas estrictas. No hay fórmulas para el éxito. Lo importante es reconocer las propias capacidades innatas, saber presentarlas adecuadamente y trabajar con uno mismo para desarrollar aquellos aspectos en los cuales tenemos mayores limitaciones.

Pero no consiste en crear un personaje, ni de imitar a las modelos o a los estereotipos de belleza que se muestran en los medios. Tener una buena autoestima es tener un buen auto-concepto y una buena valoración propia. Para esto es fundamental ser realistas, para ver defectos y virtudes. Y por sobre todo, saber que nuestra vida transcurre entre éxitos y fracasos que podremos ir aceptando y asumiendo en la medida que tengamos confianza y seguridad en nosotros mismos.

Visto en Mujer y Punto

¡Síguenos en Facebook!

Te recomendamos

Porque entendí que nunca estaríamos juntos

4 actitudes inteligentes para frenar una pelea con tu pareja