Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

¿Quieres un tiempo? Te doy un para Siempre y no regreses

¿Tú pareja te pidió tiempo?

El tiempo no para...

Yo no entiendo a esas personas que piden un tiempo a su pareja, para mí el amor no deja dudas, no propone distancias ni prefiere espacios.

Así que si te piden un tiempo, no dudes el dárselos, dales todo el tiempo que necesiten para que pongan en claro sus sentimientos, pero mientras vete tú, sigue tu vida y encuentra tu felicidad.

Te recomendamos

-Parecer de 20, con la madurez de 40, y ser feliz a los 30 (6 hábitos claves)

-15 cosas que lamentarás cuando tengas más edad (¡anota!)

Por experiencia sé que cuando una persona pide tiempo es porque no está seguro de querer continuar a nuestro lado, las causas pueden ser distintas, pero a final de cuentas el “remedio” que ellos planean es peor que el conflicto.

Si necesita extrañarte para poder valorar tu compañía, algo está mal

Eso significa que no está entendiendo nada del amor, cuando alguien ama de verdad, valora tanto la compañía que no podría imaginar perderte.

Para muchas personas Pedir Tiempo es una oportunidad para poner a prueba la relación, sobre todo cuando han estado en una racha mala durante mucho tiempo, pero, ¿qué pasa cuando alguno de los 2 ocupa la distancia como pretexto para terminar con los pocos acuerdos que aún quedaban?

Ahí es cuando aparece la infidelidad, el despecho es un mal consejero, pues orilla a los involucrados a cometer actos que quizá con menos dolor y más madurez, jamás hubieran hecho.

via GIPHY

Además, he visto algunas parejas que, según ellos, se dan tiempo pero siguen en contacto, se siguen escribiendo o viéndose, entonces, ¿para qué se engañan?

Eso no es un tiempo, esa es una manera de “estar y no estar”, ni se dan chance de extrañarse y no logran poner en claro sus sentimientos y expectativas.

Tampoco de esta manera funciona, la única manera en la que podría darle un poco de confianza a esta técnica es: ¡desaparecer todo (TODO) lo posible de la vida de otro!

Es decir, desconectarse de todas las redes sociales, no hablarse, no escribirse, no verse, distraerse cuando un recuerdo está llegando, hacer tu vida como si nunca se hubiese aparecido.

Entonces, si con los días te das cuenta que tu vida está bien, que la tristeza se ha ido y que tu soledad está llena de luz, no importa si el que pidió el tiempo fue él, importa que estás mejor sin una relación conflictiva en la que no te han sabido valorar.

Si él regresa o no, ¡qué importa! Importa tu paz mental, tu amor propio y poder ir a la cama sola pero con la satisfacción que diste todo lo que se pudo dar. Lo mejor es no aferrarnos a un amor que no nos corresponde.

¡Estamos en Facebook!