Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

¡Mi pareja y yo NO somos románticos pero SÍ felices!

Así lo amo, así me ama, y seguimos siendo tal para cual.

Juntos más allá de las palabras

Algunas personas no lo puede creer pero a mí me encanta contar mi historia, mi pareja y yo tenemos más de 15 años juntos y desde que iniciamos no hemos sido de las típicas parejas que se dicen: “mi amor”, “mi vida”, “mi cielo, “bebé”, “cariño”, etcétera…

Test, ¿Qué tipo de pareja son?

Nunca hemos sido así de afectuosos, ni en nuestra juventud, ambos fuimos más serios y concretos en nuestras palabras.

Te recomendamos

5 maneras de hacer el amor… que no involucran una cama

10 motivos por los que está contigo aunque le teme al compromiso

¿Por qué debes tener intimidad 3 veces a la semana? (Después de los 30 años)

Nunca me pregunté si era bueno o malo, sólo sabía que así nos entendíamos, nunca me han hecho falta las palabras melosas y sólo lo noté cuando una amiga me preguntó: “¿y cómo se dicen de cariño?”.

Hasta ese momento entendí que nos llamábamos por nuestro nombre y ciertas variantes, por ejemplo: Fer, Leti o Pau.

No, no había “princesa” ni “rey”, siempre fuimos desde el principio 2 personas comunes que no necesitaban palabras cursis para expresar amor.

via GIPHY

Ante mis ojos han pasado muchas parejas que se han llenado de caricias y apodos, se han declarado efusivamente su amor o han expresado en todos lugares cuanto se aman para después reconocer infidelidades o diferencias irreconciliables.

Mi pareja y yo NO somos románticos, pero SÍ felices. Sé que me ama y cuando me lo dice es porque lo siente, no importa que no sea diario y que me lo escriba como despedida en uno de sus viajes de trabajo.

Sé que sus acciones dicen más que las palabras rosas que pudiera darme.

Hemos encontrado en la rutina mil formas de demostrar amor, un amor real, un amor que se siente aunque no se distinga a simple vista para los que no somos ni él ni yo.

via GIPHY

Respeto a las parejas que las usan pero respeto aún más a las parejas que además de usarlas, las ponen en práctica.

La vida no es rosa y si el amor pudiera ser un color sería todos menos rosa.

Prefiero que no me despierten con un: “Buenos días amor de mi vida, ¿qué quieres de desayunar mi princesa?” pero sí encontrarme con una sutil y sincera pregunta: “¿cómo dormiste?”.

Nuestro vínculo va más allá de las palabras, es fuerte y estrecho, no se preocupa por apariencias ni en pretensiones poco serias.

Mi relación es diferente a todas, no somos cariñosos ni derramamos miel en la calle o redes sociales, pero nos amamos intensamente y las acciones valen por sí mismas, en la intimidad somos cómplices, amigos y amantes… Sólo alguien que sabe lo que eso significa puede comprendernos. Así lo amo, así me ama, y seguimos siendo tal para cual.

¡Síguenos en Facebook!