Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

10 hábitos para aumentar tu inteligencia y creatividad en 2019 ¡Síguelos!

¡𝑺𝒐𝒏 𝒔𝒊𝒎𝒑𝒍𝒆𝒔 𝒅𝒆𝒄𝒊𝒔𝒊𝒐𝒏𝒆𝒔 𝒑𝒂𝒓𝒂 𝒈𝒓𝒂𝒏𝒅𝒆𝒔 𝒄𝒂𝒎𝒃𝒊𝒐𝒔!

¡𝑺𝒐𝒏 𝒔𝒊𝒎𝒑𝒍𝒆𝒔 𝒅𝒆𝒄𝒊𝒔𝒊𝒐𝒏𝒆𝒔 𝒑𝒂𝒓𝒂 𝒈𝒓𝒂𝒏𝒅𝒆𝒔 𝒄𝒂𝒎𝒃𝒊𝒐𝒔!

A principio de año, todas queremos hacer las cosas de la mejor manera posible, es decir, cosechando logros duraderos, que nos aportan bienestar y también felicidad.

Muchas estamos conscientes de ciertos comportamientos que debemos reducir o eliminar por completo, aunque no sabemos cuáles serán los métodos más efectivos para lograrlo.

Por ejemplo, queremos bajar de peso, queremos ser más productivas, queremos sentirnos más inteligentes, queremos tener más ingresos, queremos mejorar nuestra posición laboral… (Entre una larga lista de deseos).

¿𝑻𝒆 𝒔𝒊𝒆𝒏𝒕𝒆𝒔 𝒂𝒔í?

En este intento por aclarar nuestros objetivos anuales, te queremos compartir 10 hábitos que te ayudarán a ser más inteligente, creativo y productivo en este comienzo de año.

Checa cuáles ya sigues, qué te falta, y no dudes de evaluar cuáles beneficios te van aportando.

𝑺𝒊 𝒒𝒖𝒊𝒆𝒓𝒆𝒔 𝒔𝒆𝒈𝒖𝒊𝒓 𝒍𝒆𝒚𝒆𝒏𝒅𝒐 𝒐𝒕𝒓𝒐𝒔 𝒕𝒆𝒎𝒂𝒔, 𝒕𝒆 𝒓𝒆𝒄𝒐𝒎𝒆𝒏𝒅𝒂𝒎𝒐𝒔:

Uñas carey: la tendencia que debes probar antes que acabe el año

Cuando un hombre te hace sentir confundida…¡Corre! ¡Es un patán!

20 accesorios que debe tener una mujer amante de las estrellas (¡nos fascinan!)

1. Concéntrate en una sólo tarea.

Es mejor cumplir actividades de manera secuencial, es decir, terminar una y seguir con otra. Esto te ayudará a reducir las probabilidades de cometer errores, aumentar la efectividad de la labor, y a tener más control en los detalles.

2. Establece prioridades.

Esto consiste en elegir 2 o 3 actividades que serán las protagonistas de tu jornada, y a las que deberás dedicarle mayor tiempo y esfuerzo diario.

Lo ideal es comenzar tu rutina con ellas, cuando el cerebro está más descansando y más motivado a resolver situaciones complejas.

3. Deja las tareas mecánicas para el final del día.

Por ejemplo, contestar emails, limpiar la casa, llamar a tu mamá, revisar unos documentos (no tan importantes), etc.

Es decir, esas tareas que no necesitan el máximo de tu capacidad cerebral, y que puedas realizar casi en automático.

4. No revises tu celular/ ni redes sociales.

Desconéctate de ese masivo cese de información y concéntrate sólo en la actividad que realizas ahora, dando lo mejor de ti para que resulte tan bien como lo planeaste.

5. Ve al grano en tus emails y reuniones de trabajo.

En los emails, concreta la idea en un máximo de 2 o 3 párrafos; y en las reuniones trata de establecer un límite de duración de 15 o máximo 30 minutos, con información concreta.

Esto será la mayor muestra de respeto que podrás tener con el tiempo de las demás personas. Además, será más probable que te respondan y entiendan.

6. Descansa.

Toma un tiempo de descanso cuando te sientas saturada y no puedas encontrar la solución a un problema.

Por lo general, cuando el cerebro se relaja, se te presentan nuevas alternativas que antes no podías percibir.

7. Sé selectiva.

Consume información de fuentes confiables y que te aportan profundidad en una situación. Parafrasea, interpreta, cuestiona, sintetiza e integra a los conocimientos que ya tienes.

¡Deja de preocuparte en memorizar!

8. Deja de pensar que la inteligencia es velocidad y memoria.

Inteligencia es crear ideas abstractas a partir de datos e información que se te presentan, y además proponer ideas innovadoras ante distintos tipos de situaciones.

9. Deja de ser previsible.

Arriésgate por vivir nuevas experiencias: ve a comer a un restaurante nuevo, lee un libro sobre un tema que desconoces, habla con personas muy diferentes a ti, etc.

10. Piensa en nuevas formas de hacer las cosas.

Si te equivocaste o fallaste en una decisión, lo ideal es que te mantengas motivada y encuentres otras formas de enfrentarla y lograr superarla con éxito.