Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.
Be

Decirle “papi” en la cama no tiene nada que ver con daddy issues

Si cada vez que le dices “papi” a tu chico te cuestionas la relación con tu papá necesitas leer esto

Deja de estresarte porque se te salga un “papá” en la cama...

Si cada vez que le dices “papi” a tu chico te cuestionas la relación con tu papá, ¡tranquila! No dejes que las ideas freudianas te hagan sentir como un bicho raro porque ni eres la única ni una cosa tiene que ver con la otra. Aunque Freud se retuerza en la tumba.

via GIPHY

A muchos les espantaría escuchar un “papi” o “papito” en plena sesión del kamasutra, igual que a muchas mujeres nos frenaría un “mami” cuando nos están agarrando las boobies… Pero según la terapeuta Vanessa Marin, los sobrenombres nada tienen que ver con la figura a la que nombran.

El “papi” es más una figura de poder, un sobrenombre que también se usa para referirnos a alguien que está a cargo de algo, que lo está protegiendo o que está haciendo un buen trabajo en algo. Según Marin, esa es la asociación que hacemos las mujeres cuando utilizamos un “papi” o “papito” en la cama… En realidad estamos aplaudiendo el poder de la persona que está con nosotros y no fantaseando con nuestros padres.

Si a esto le sumamos los clichés que hemos aprendido del porno tenemos la receta perfecta para decirle “papá” a tu chico en la cama…

via GIPHY

Probablemente a nadie le haría ruido si Freud no hubiera salido con su teoría de que todos queremos tener sexo con nuestros padres, metiéndonos en la cabeza el complejo de Edipo desde una perspectiva que nadie ha podido ignorar.

Afortunadamente, la psicología moderna se aleja cada vez más de las ideas freudianas que tanto han pesado en la historia reciente de la humanidad, agregando culpas en donde probablemente no debería haberlas y justificaciones a cosas que no la tienen.

via GIPHY

“Papi”, “papacito” o “rinoceronte”, cualquiera que sea el pet name que decidas darle a tu pareja en la cama, tiene mucho más que ver con el momento que estás viviendo y la proyección que esa palabra tiene para ti, que con un significado literal.

Deja de estresarte porque se te salga un “papá” en la cama y cero te claves con que al se le salga un “mami”, porque estos sobrenombres lo único que demuestran es que representan algo fuerte y poderoso para el otro.

Y que Freud le haga como pueda…

via GIPHY