Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Estas 8 cosas alejaron al amor de mi vida y estoy arrepentida

Tengo que admitir mi responsabilidad en esto...

Tuve que decirle adiós...

A veces nos toca aceptar que somos la parte de la relación que lo echó a perder y, estos son 7 comportamientos que alejaron al amor de mi vida.

Te recomendamos

-10 frases para buscar (y encontrar) el amor

-Quiero ser incendio y lluvia para tu cuerpo, provoquemos el deseo

1. Quise controlarlo todo.
No sé en qué momento comencé a tratar de saber dónde iba, con quién estaba, qué hacía, toda esa información debía pasar por mis ojos antes de que las hiciera.

2. Lo corregía en todo.
Que si dejaba un charco de agua saliendo de la regadera, que si no desconectaba el cargador de la computadora, que si no escribía bien una palabra, que si el volumen de la música era muy alto…

3. Era muy sentida.
Y cuando él se atrevía a evidenciar alguna falla mía me sentía muy mal, le decía que me hacía sentir muy torpe o inútil, yo misma rebasaba mi respeto.

4. Olvidé que era mi mejor amigo.
No lo trataba como debía tratarlo, olvidé que antes de ser mi novio o mi pareja, era la persona más cercana a mí, era mi mejor amigo, era mi confidente y la persona que había escogido para hacer equipo hasta la muerte.

5. No le contestaba el teléfono.
Aunque estaba deseosa de que me llamara o me escribiera, cuando lo hacía, sin importar si estábamos bien o mal, tardaba en contestar sus mensajes, atender o regresar sus llamadas, ¿por qué? No lo sé, sólo creo que empezaba a sentirlo como una responsabilidad, de esas que haces diario por inercia y de repente crees que no es buena rutina pero no sabes como hacerlo de manera distinta sin hacerlo mal antes.

6. Me enojaba por todo.
Estaba de malas todo el tiempo, el estrés del trabajo o las presiones familiares llegaban a nuestra habitación.

7. No ponía de mi parte para arreglar las cosas.
El orgullo me hacía perder las ganas de paz.

8. Me callaba lo que en realidad sentía.
A veces tenía ganas de decirle que tenía una batalla interna, que algo me había afectado, que no me sentía bien, que no me sentía amada, pero no lo dije preferí la condena del silencio.

Es como si mi principal error fuera dejar que mi estado de ánimo contagiara mi relación y su corazón, sentirme incomprendida y no hacer nada para solucionarlo… así alejé al amor de mi vida.

¡Estamos en Facebook!