Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

7 cosas que me ayudaron a sentir más en la intimidad

Me hice cargo de mí...

Toma nota

Durante mucho tiempo pensé que era una mujer que disfrutaba de su vida íntima como debía ser… ¡y estaba en lo cierto! La disfrutaba como debía ser, no como realmente quería hacerlo.

Te recomendamos

-10 señales de que tu pareja está satisfecho en la cama

-13 pequeñas cosas con las que se alimenta el verdadero amor

Pero llegó el día en el que me di cuenta que si bien me gustaba y disfrutaba mucho de la intimidad con mi pareja, podría mejorar aún más cada una de las sensaciones teniendo como consecuencia más placer.

Lo que me ayudó a sentir más placer con mi pareja fue:

1. Usar el anticonceptivo adecuado para mí.

Durante muchos años tomé pastillas anticonceptivas, pero después decidí cambiar a otro método que me ayudó a sentirme mejor, más cómoda con mi cuerpo y de mejor humor.

Por supuesto, fue una decisión que tomé con mi ginecólogo pues la salud emocional y sexual van de la mano.

2. Dejar los problemas en su origen.

Desafortunadamente el estilo de vida al que estamos sometidas es apabullante, pero decidí depurarme. Comencé dejando en la oficina los problemas laborales, en casa de mi suegra mis diferencias con la familia política y así sucesivamente.

El estrés comenzaba a reducir mi interés a estar a solas con mi pareja… pero dormida del lado de mi cama.

3. Amar mi cuerpo con todo y sus imperfecciones.

Después de cierta edad, de tener un hijo y de ver como el cuerpo obedece las leyes de la física, debo aceptar que sí me comenzaba a afectar en mi autoestima que mi pareja me viera desnuda.

Hasta que me puse un alto y no quise seguir alimentándome de pensamientos en mi contra… ¡Me veía al espejo y me decía: “estoy guapísima”!

4. Ser lo más honesta posible.

Otro punto que me ayudó bastante fue hablar con mi pareja y pedirle que refrescáramos la cómoda y ya conocida rutina amorosa.

Le dije con honestidad que deseaba que pudiéramos volver a conquistarnos y coquetearnos, ¡todo funcionó!

via GIPHY

5. Pensar más en los momentos de pasión.

Para alimentar mi apetito, renové mi pasión y eso conllevó pensar más en mi pareja, repetir en mi mente los momentos eróticos que más me habían cautivado.

Si piensas más en ir a la cama con tu pareja, irás más seguido a la cama con tu pareja para cumplir el antojo de lo que te estás imaginando en el escritorio de tu trabajo.

6. Empecé a hacer ejercicio.

Este punto fue fundamental, más que bajarle a los taquitos, el ejercicio me ayudó a mejorar mi condición física, así que me sentía más fuerte para intentar más tiempo algunas posiciones con mi pareja.

Además me sentía mejor físicamente y eso se reflejaba en mi humor.

7. Refrescamos la intimidad.

Intentamos cosas nuevas y no creas que fue probar el juguete sexual más extravagante del mundo ni tener un trío, sólo encontramos maneras novedosas para disfrutarnos.

Como puedes ver son cosas que ya has escuchado antes, pero en definitiva la suma de todos estos factores te puede ayudar a mejorar más de tu vida íntima.

¡Estamos en Facebook!