Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Así superé los celos, no fue fácil pero tuve que hacerlo

¡Los celos son un enemigo del amor!

¿Te ha pasado?

Ser una persona celosa no es nada fácil, dejar de sentir celos no es algo que se quite de la noche a la mañana por mucho que te esfuerces, se necesita mucha seguridad, conciencia y paciencia, sobre todo, esto último, paciencia.

Si bien los celos son un reflejo de nuestras inseguridades y debilidades, también suelen advertir etapas de crisis con la pareja, sobre todo cuando están justificados.

Te recomendamos

-Lo que debes hacer cuando él no te contesta un mensaje (5 mejores opciones)

-Los mejores memes del cambiazo que dio Héctor Herrera

Pero más allá de los celos fundamentados o los que algunos llaman “sanos”, está en uno mismo poder dejar atrás los episodios de celos que nos crean grandes conflictos con nuestra pareja.

En mi caso, después de muchos problemas de celos con todas mis parejas, llegó el momento en el que tuve que afrontar lo que no aceptaba, era una mujer celosa y debía frenar. Lo siguiente es lo que me ayudó a dejar de sentir celos:

1. Estar consciente del tipo de relación que tienes.

Primero necesité entender cómo era mi relación actual, si era una relación formal, con futuro, con la que mis expectativas estaban claras y con oportunidad de crecer acompañadas.

Entendí que estaba viviendo una relación que siempre busqué tener, así que no quería arruinarla por malos entendidos en los que irme al extremo podría provocar distanciamiento de mi pareja.

Abracé mi presente y solté el pasado, realmente me la creí, estaba en una relación en la que era feliz, me trataban bien, me amaban y en la que a pesar de los problemas todo iba adelante.

Me olvidé de las infidelidades de las que yo había sido víctima y alejé de mí las inseguridades, no sólo por mi amor propio también por la de mi relación.

2. Estar consciente del tipo de persona que está a tu lado.

Después lo vi a él, a ese hombre que iba caminando de mi mano y que decía que quería estar toda la vida conmigo.

Confíe en sus valores, admiré sus virtudes y acepté sus defectos, comprendí que con estos podía vivir pues dentro de toda su imperfección, lo amaba y reconocía más lo bueno que lo malo.

Tuve que aprender a creer en él y creer en mí.

3. Estuve segura de mí.

De que, a pesar de mis problemas, errores e imperfecciones físicas y emocionales, era una persona que podía enamorar y cautivar a cualquiera, en este caso a mi pareja.

via GIPHY

¿Por qué lastimarme en pensar que él estaría (vería, escribiría, llamaría…) con alguien más? Detuve todos esos pensamientos negativos y aunque el cambio fue paulatino, voy bastante bien.

Si tú también crees que tus celos pueden ser un problema real en tu relación, procura tranquilizarte y hacer la reflexión anterior, un buen comienzo es creer en el tipo de relación que tienes, confiar en tu pareja y en ti misma.

¡Estamos en Facebook!