Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Me preguntó si lo amaba y tuve que decirle una mentira…

Nunca pensé que me vería en esta situación...

¿Te ha pasado?

Nunca pensé que estaría en esta situación, siempre pensé que era imposible e imperdonable decir TE AMO sin sentirlo, pero el destino hizo que me comiera mis palabras y es lo que quiero compartir contigo pues nunca digas nunca…

-10 infalibles señales para reconocer a un hombre histérico

-Esto es lo que realmente significan las caricias de tu pareja

Tenía una relación de años, él y yo nos llevamos muy bien los primeros dos años juntos, a su lado me sentía realizada, feliz, amada y segura.

No sé en qué momento todo cambió, comenzamos a acostumbrarnos el uno al otro, dejamos el amor en las palabras y en los hechos sólo nos dedicamos a separarnos.

Al darnos las buenas noches nos dábamos un beso y nos decíamos “Te amo” pero ya nada se parecía a lo que un día fue.

Todo estuvo peor en el momento en el que más que indiferencia, él comenzó a querer llamar mi atención de mala manera.

Hostigándome con preguntas que antes jamás tuve la necesidad de contestar, “¿Quién es este fulano de tal?”, “¿Con quién te mandas tantos mensajes?”, “¿Quién te llamó?”

Sus celos… primero me extrañaron, él jamás había sido así, pensé que eran normal después de una racha muy mala, pero después empeoraron y llegué a concluir algo muy doloroso: El león cree que todos son de su condición, pensé que me celaba porque él era quien se portaba mal.

Las cosas no se detuvieron y llegó un momento en el que ya no quería estar a su lado a pesar de que aún lo amaba.

via GIPHY

Así que decidí sentarme con él en el sofá que tantas veces fue testigo de nuestras tardes de películas y besos, le dije: “Ya no podemos seguir, nos estamos lastimando. No comprendo el porqué eres así conmigo, ni porque somos nada lo que una vez fuimos.”

Con cara de tristeza me respondió: “¿Me amas?”

Su pregunta me llegó al alma: “No”, respondí.

Sabía que si le decía que sí, jamás me dejaría ir; sabía que si le decía no, aceptaría mi decisión.

Le mentí, porque a pesar de todo lo amaba, pero no podía seguir enamorada mucho tiempo de una desilusión, aferrada a los recuerdos de lo que fuimos, esperanzada a que cambiaría.

Lo dejé, me marché, hago mi vida sin él, sé que fue lo mejor, que no era bueno para mí, aunque lo amo y por un tiempo más lo amaré.

Tuve que dejarlo y tengo que aceptar seguir sin él, nunca fui de regresar con alguien después de cortar, no sé si el hubiese llegado a cambiar, pero ya no importaba, la que había cambiado era yo…

¡Estamos en Facebook!