Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

10 cosas que hacen bien al amar las mujeres fuertes y seguras

Me gusta mi vida, la vida que yo me estoy haciendo...

¿Así eres tú?

No decimos que sea fácil pero de que es algo que hace la diferencia en las relaciones, eso es un hecho.

Después de cierta edad, experiencias amorosas y metidas de pata bastante importantes, intentamos enamorarnos con más tiento, amar de una forma más auténtica pero sobre todo, de una forma más sana.

Te recomendamos

15 ideas originales para envolver tus regalos de Navidad ¡Inspírate!

7 tips para lucir una cintura más definida (aunque no la tengas)

15 nombres de origen maya que te encantarán

Así, cuando iniciamos relaciones amorosas nos vamos con cautela y cuando queremos sólo pasarla bien, ponemos las reglas del juego para no salir perdiendo.

O al menos eso es lo que hacen bien en el amor las mujeres fuertes y seguras, estas acciones tienen su base en lo siguiente:

1. Nunca ama más al otra más que a sí misma.

Es una regla de oro, podrá amar mucho a su pareja pero nunca más que a sí misma.

2. Aprende a distinguir los momentos oportunos.

Es decir, no se precipita ni tarda en irse, en cuanto percibe que “es momento para…” no se detiene a “ver qué pasa”, simplemente actúa.

Esto le ayuda a darle a cada persona el lugar adecuado en su vida y la inversión de tiempo que merece.

3. No sólo pone límites, los cumple.

Este tipo de mujer tiene muy claro los límites que rigen sus relaciones, pero sobre todo, se esmera en que se mantengan y que nadie los pase, así sea el “amor de su vida”.

4. Su estado emocional sólo depende de ella.

Trabaja día a día por mantener su paz mental y sus emociones en orden, así como se da permiso de sentir ira o tristeza, se ayuda a salir de momentos negativos.

5. Se deja afectar sólo por cosas que valen la pena.

Ella sabe mandar muy lejos esos estímulos negativos que la invitan a perder el equilibrio, así que no pierde tiempo ni energía en cosas que la desgasten y que al final ni moraleja dejen.

6. Es agradecida.

Este pareciera un “súper poder” pero es que se trata de algo independiente a las creencias religiosas, es valorar todo lo que hay detrás de las cosas rutinarias.

Los esfuerzos de todas las personas que, por ejemplo, hacen que puedas tomar el jugo de naranja que te cae como el cielo y que compras en el puesto de la esquina.

7. Expresa su interior.

Es decir que manifiesta lo que hay en sus adentros, escribe, dialoga, sonríe, opina… Es feliz siendo ella y se expresa con naturalidad.

8. Es selectiva con sus silencios.

No ignora, sólo hace silencio cuando así lo considera necesario, como un recurso de paz y estabilidad.

9. Ama su cuerpo.

Está consciente de que su amor propio incluye el conocimiento, la aceptación y la apreciación de su cuerpo.

10. Cuida su sexualidad.

No se expone a situaciones de riesgo, ella sabe lo que quiere y lo que jamás podría tolerar. No hay dudas en el consenso. Ella sabe cómo, cuándo, dónde, con quién, por qué y para qué.

Debemos decirlo nuevamente, no es que sea fácil, es que saben lo importante que es regir su vida con amor y armonía para con ellas mismas.

Estamos en Facebook