Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Esto es lo que aprendí al andar con alguien menor que yo

¿Lo has vivido?

Siempre se aprende

No, no siempre andar con alguien menor que nosotras es malo, todo lo contrario, pasado un tiempo, he asimilado muchas cosas buenas que me dejó la relación con una pareja menor que yo.

Te puede interesar 9 cosas que una mujer inteligente NO quiere en una relación

Y hoy, quiero compartírtelo, porque si tú también lo experimentaste o me das toda la razón o no me confirmas que esa historia fue única y que nunca me volverá a pasar.

Anduve con alguien menor que yo y esto es lo que aprendí:

1. La vida es corta.
Este amor me empujó a tomar un riesgo: intentar una relación con alguien menor que yo. Independientemente del final, el inicio me hizo vivir algo diferente, pensarme en algo distinto a lo que estaba acostumbrada.

via GIPHY

2. La edad no es sinónimo de madurez.
He conocido hombres y mujeres mayores de 30 y 40 años que siguen teniendo el criterio muy corto, una persona joven llega a ser más centrado y seguro en sus decisiones de vida, así que apoyo a la juventud con ganas y visión.

3. La energía se contagia.
Me llenó de energía de ganas, salí de mi rutina y volví a hacer cosas que me agradaban y que incluso había olvidado.

via GIPHY

4. Nuestros actos nos definen.
No es que no importen las buenas intenciones porque claro que sí pero al final de cuentas, sólo importan las acciones ya que por nuestros actos es que nos recuerdan. Es duro y puede ser injusto, pero aunque nos resistamos así es.

5. Siempre se agradecerá un amor bonito.
Sí, la pasión, el erotismo, la entrega es esencial y maravilloso, pero la ternura, la compasión, la empatía y la amistad en una relación de pareja la hacen aún mejor.

6. Más que la edad, importa la etapa de vida.
La diferencia de edades no es el verdadero problema, lo es que ambas personas se encuentren en diferentes etapas de vida, pues las expectativas modificarán el destino de cada uno.

Debo aceptar que…

Mi relación de pareja terminó porque así lo quiso él y sí, la diferencia de edad no fue el problema, pero sí el hecho de que él no se sintiera preparado para algo más formal después de 3 años.

Yo nunca le pedí boda, pero después de 3 años juntos, fue él quien se dio cuenta de que estábamos justo en el momento de dar un paso más, sea cuál fuere, entonces el amor no le alcanzó y la vida nos separó con una gran lección.

Te recomendamos

Las 4 cosas que debes aprender antes de encontrar el amor

A esta edad las mujeres son más infieles (según la ciencia)