Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

9 detalles que antes se tenían en las citas y que nosotras extrañamos

Dignos de películas

¡Qué tiempos!

Las nuevas condiciones en las que se forman las parejas o simplemente la formación de criterios distintos a los años pasados han ido acabando con algunos detalles que las parejas tenían en las citas y que nosotras extrañamos.

-5 canciones matadoras para las que tenemos algo más que una amistad

-5 señales inusuales de que tu galán NO es sólo tuyo

1. Pedir una cita de frente
Las aplicaciones y telefonía han simplificado que las personas te inviten a salir, ahora te conocen, te agregan por Facebook, te mandan un whatsapp y te escriben: “y si vamos al cine?” (Nótese que no pusimos el signo de admiración al principio).

2. Te llevabann flores a la primera cita.
Antes se estilaba que te llevaran flores a la primera cita… Hoy pueden casarse y las flores nunca llegaron.

3. Iban por ti hasta tu casa.
Los hombres antes pasaban por ti a tu casa, ahora tú dices: “Pido un Uber y ahí te veo”.

via GIPHY

4. Te invitaban a salir con seguridad.
No te dejaban confundida con mensajes extraños o palomitas azules que ahora confunden si te toman en serio o si sólo eres una date más. Hace unos ayeres, los hombres eran más directos.

5. Iban a un lugar con música en vivo.
Rock and Roll, salsa o son jarocho, la idea era ir a bailar y mover el esqueleto.

6. Hablaban abiertamente de compromiso.
No salían corriendo si mencionabas las palabras: compromiso, matrimonio, boda, hijos, familia numerosa, reloj biológico…

7. Cero celulares en la mesa.
No había forma de que se distrajeran con otra conversación que no fuera la que tenían en tiempo real, ahora ya hasta ubicamos los tonos que interrumpen nuestras conversaciones con mails, mensajes o whatsapps.

8. Vestirse elegante en la primera cita.
Quizá no iban a un lugar muy lujoso, pero se notaba un esfuerzo extra en el arreglo personal de ambos.

9. Pedían permiso a tus papás para salir.
Y no faltaba la intimidación de tu hermano mayor, ¡toda una escena de película!

¡Si eres de las afortunadas que sí lo tuvo, cuéntanos tu historia!