Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

Una buena acción siempre trae su recompensa (esta historia lo comprueba)

¡Busca un Kleenex!

¡Busca un Kleenex!

Él se llama Mamoudou Gassama y es un ciudadano maliense (Malí) que acaba de hacer una gran hazaña en París.

Y es que sin pensarlo, ni dudar, este hombre ha conseguido la admiración de todos -e incluso del gobierno francés- después de rescatar a un bebé cuyo cuerpo estaba suspendido en un balcón y a punto de caerse.

“He visto que se le podía coger por el balcón y he empezado a escalar. Y gracias a Dios lo he salvado”, fueron sus primeras palabras tras el rescate.

¿Ya viste el video?

Hay una grabación que muestra la hazaña de Mamoudou y que se viralizó en tiempo récord. Te lo mostramos:

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:

5 señales (casi inadvertidas) de que sufres de la tiroides

Lo que debes hacer para combatir los celos y la inseguridad

Según su propio testimonio, él estaba por el lugar y al darse cuenta que el bebé de 4 años estaba en peligro, decidió buscar una solución para poder salvarlo.

En el video, se puede ver a Mamoudou escalar de manera rápida y con precisión 4 balcones de un edificio; y recuperar al niño que se balanceaba en el aire y que podía perder la vida por la caída.

Pero esta historia no termina aquí. Esta buena acción de Mamoudou, que nació de su corazón y buena voluntad, ya le ha reportado recompensas.

Y es que, una vez terminada su hazaña y viralizarse el video, se conoció que el hombre se mantenía sin documentos en Francia y que había ingresado al país en el pasado mes de septiembre.

Por lo cual, en manera de agradecimiento y recompensa, el gobierno de Francia decidió otorgarle la nacionalidad francesa que tanto necesitaba y le urgía.

Incluso Mamoudou Gassama logró reunirse con el mandatario francés Emmanuel Macron, en El Palacio del Elíseo.

Así, Macron no sólo felicitó a Gassama por su acto excepcional; sino que también le ofreció trabajo en los servicios de rescate del cuerpo de bomberos francés.

¡Increíble! Pero pasó y Mamoudou se siente orgulloso y agradecido.

Cuéntanos ¿qué te parece esta conmovedora y linda historia?

¡Síguenos en Facebook!