Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

La hermosa historia de amor que no conocemos del Titanic

Un amor verdadero...

¡Qué bonito amor!

En la famosa cinta Titanic, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet hay una historia de amor muchos desconocen pues no es la de los personajes protagónicos y sí ocurrió en la vida real.

Te recomendamos

-4 movimientos que lo llevarán de la cama a las estrellas

-Cuando un hombre está acabando con tu seguridad…¡se te nota!

Se trata de una historia que en la cinta dirigida por James Cameron, sólo roba 3 segundos ante las cámaras, sin embargo, en la tragedia que ocurrió el 14 de abril de 1912 sí existió el lamentable deceso de los enamorados.

Se trata de una historia que nos conmovió hasta la uña chiquita del pie derecho, es Ida e Isidor Straus, un matrimonio de 41 años que encontró en ese viaje su final pero a la vez el comienzo de una gran leyenda de amor.

En la película, los puedes ubicar como la pareja de ancianos que deciden aceptar su final recostados sobre una cama mientras el agua comienza a llenar su habitación…

Los que conocieron de cerca a esta pareja, fundadores de Macy’s, aseguraron que siempre estaban juntos y si por algún motivo debían de separarse, se escribían diario.

Eran 2 personas enamoradas una de la otra y su amor fue tan fuerte que testigos aseguran que cuando Ida tenía que abandonar a su marido para ponerse a salvo en el bote salvavidas, decidió quedarse con su esposo a esperar el final.

Incluso se ha dicho que Ida se quitó su lujoso abrigo, se lo puso a una de sus ayudantes y le cedió su lugar en el bote para poder estar junto a su esposo y decir: “no me separaré de mi marido. Como hemos vivido, moriremos juntos.”

Isidor tuvo la oportunidad de salvar su vida de la tragedia del barco Titanic al abordar un bote salvavidas, sin embargo, rechazó el lugar que le guardaban en el bote pues dijo que aún quedaban muchos niños y mujeres a bordo.

La última vez que se le vio a esta pareja de eternos enamorados fue en la cubierta abrazados. Ellos son los verdaderos Ida e Isidor.

FIN

¡Estamos en Facebook!