*

Buscar
  • Escribe al menos 3 letras para buscar.

10 momentos reales que pasamos cuando dormimos con nuestra pareja

¡Veámoslo con humor!
10 momentos reales que pasamos cuando dormimos con nuestra pareja

¿También a ti te pasa?

La realidad con nuestra pareja a veces es cero romántica.

Seamos honestas, ¿qué tiene de romántico estar dormida y que un ronquido de tu pareja te despierte más rápido que la alarma de tu despertador que escuchas hasta el segundo timbre?

Te recomendamos Así confirmé que él es el amor de mi vida

Veámoslo con humor, es que esto no es nada romántico, y, lo mejor, es que no es lo único, pero el amor se sirve con grandes dosis de tolerancia…

1. Encontrarle el ritmo a sus ronquidos.
Si nuestra pareja duerme… Lo mejor es encontrar el ritmo de sus respiraciones (después de intentar mil y un formas de acomodarle la cabeza sin éxito) Ya sabemos que primero va el ronquido chiflador, después va el ronquido agudo, una pausa y luego el ruido grave que podría confundirse con el efecto de huracán en una obra de teatro.

via GIPHY

2. ¿Compartir almohadas?
¿Soy la única obsesiva en que mi corazón es suyo, pero mi almohada es completamente mía? Entonces él tiene su almohada y yo las mías porque son las únicas que se me acomodan a mi cuello y con las que puedo conciliar el sueño.

3. Cobija.
Aunque en esto ya no hay tanto problema, el principio fue todo un tema, “me destapaste”, “me robaste la cobija”, “pasé frío”, “te acostaste sobre ella”, el tiempo pasó y todo lo relacionado a con qué cubrirnos se fue aclarando, ahora ya tenemos lista la sábana de época de calor y el delicioso cobertor de invierno.

via GIPHY

4. Pies fríos.
El que tiene los pies fríos hace brincar al otro que está más calientito, pero una vez que vamos entrando en calor, ya podemos deslizar nuestros piecitos por su piel. Aclaro, casi siempre yo soy la de los pies fríos.

5. No siempre es lo mismo.
Al comenzar a dormir, nos acomodamos bien, pero cada día es diferente, a veces, procuramos quedarnos de cucharita hasta que dormidos nos separemos, pero en ocasiones un beso de buenas noches es la despedida de medio metro pues necesitamos nuestro espacio.

via GIPHY

6. Conocemos sus “sonidos” (y olores).
Aunque después de las primeras veces que hicimos el amor, se reforzó la confianza entre ambos, los primeros sonidos y los primeros olores durante la noche, se dieron y platicaron con naturalidad.

7. El calor humano.
En época de calor debemos definir si preferimos la ventana abierta o el ventilador pues aunque es hermoso dormir juntos, el calor humanos a veces es arrasador.

via GIPHY

8. Reglas.
Conforme se crea la rutina, se van creando reglas no escritas como el horario del televisor, si hay comida en la cama o no, cuánto tiempo estaremos con el teléfono celular en la mano antes de dormir…

9. ¿Quién despierta a quién?
Generalmente hay uno que puede quedarse dormido y otro que despierta del letargo, o al menos eso espero pues nunca he sabido qué sería de mí si él no escuchara mi alarma al igual que mi sueño profundo.

10. Sabemos cuando habrá sexo.
Aunque por algunos detalles previos a acostarnos podemos saberlo, hay ocasiones que todo surge ahí, sobre el colchón.

via GIPHY

Sí, a veces, no es algo romántico, a veces es pasional, a veces es tierno, pero dormir con la persona que amamos y amanecer juntos es uno de los más grandes placeres de la vida, ¿estás de acuerdo?

Te recomendamos 16 señales de que eres el plan B